Un tesoro de 17 toneladas en monedas de oro y plata recuperado de un galeón español hundido por los británicos en 1804 partió el viernes rumbo a una ciudad de España tras casi cinco años de litigios con la empresa estadounidense que lo descubrió.

Dos aviones militares españoles C-130 partieron poco después del mediodía tras haber llegado el tesoro a la base aérea de MacDill desde un almacén de seguridad en Sarasota y ser cargado el jueves por la mañana, dijeron el viernes las autoridades de la base.

Las naves transportan 594.000 monedas de oro y plata y otros artefactos, depositados en los mismos cubos blancos en los que fueron traídos a Tampa por la empresa Odyssey Marine Exploration en mayo del 2007.

"Hoy finaliza un viaje que se inició hace 200 años. Hoy se completa la misión de La Mercedes", dijo el viernes Jorge Dezcallar de Mazarredo, embajador de España en Estados Unidos. "Hoy recuperamos un legado histórico y no un tesoro. Esto no es dinero, es nuestra historia".

Las autoridades esperan que los aviones aterricen en aproximadamente 22 a 24 horas en una de las dos bases de la Fuerza Aérea en Madrid. Las naves tenían programado realizar dos aterrizajes para recarga de combustible durante el operativo de alta seguridad.

Odyssey causó sensación a nivel internacional cuando descubrió el tesoro entre los restos del galeón hundido, Nuestra Señora de las Mercedes, frente a la costa de Portugal y cerca del estrecho de Gibraltar. En aquel entonces el valor de las monedas fue calculado en unos 500 millones de dólares para los coleccionistas, que lo habría transformado en el naufragio más valioso en la historia.

Se cree que la nave tenía 200 personas a bordo al momento de hundirse.

España siguió adelante con el traslado pese al reclamo de último momento del gobierno de Perú sobre el tesoro.

El jueves, el gobierno peruano había presentado una apelación de emergencia ante la Corte Suprema de Estados Unidos buscando impedir el traslado del tesoro a España para así ganar tiempo a fin de presentar argumentos que demostraran que era el legítimo dueño en un tribunal federal. Pero la apelación fue rechazada el viernes por el juez Clarence Thomas.

Perú aseguraba que el oro y la plata fueron extraídos, refinados y acuñados en ese país, que en ese momento formaba parte del imperio español.

Tribunales estadounidenses habían rechazado antes demandas presentadas por descendientes de los mercantes peruanos que habían sido propietarios de las monedas a bordo del galeón.

Odyssey — que utiliza un sumergible controlado a distancia para explorar las profundidades del mar y traer a la superficie hasta el artículo más pequeño — había argumentado previamente que como descubridor tenía derecho a quedarse con todo o la mayor parte del tesoro.

Sin embargo, perdió todas las audiencias en las cortes federales en las que trató de quedarse con él.

___

Los reporteros de The Associated Press Frank Bajak en Lima, Perú, y Mark Sherman en Washington contribuyeron con este despacho.