Un grupo armado irrumpió en una aldea en el sur de Filipinas y asesinó a seis lugareños en un ataque que las autoridades atribuyeron el viernes a una represalia por la muerte de un jefe bandolero.

Otras nueve personas resultaron heridas, entre estas tres niños, cuando los agresores abrieron fuego el jueves contra diversas viviendas en la provincia costera de Zamboanga del Sur, dijo el director de la policía, Felicisimo Khu.

Los agresores creen que los aldeanos facilitaron la información que permitió a la policía dar a principios de febrero con el jefe bandolero Sammang Andi, señaló Khu. Andi fue muerto en un intercambio de fuego.

"Los dos hermanos (del jefe muerto) supuestamente encabezaron el ataque", agregó. El sur de Filipinas es una región donde prevalece la anarquía.

El portavoz militar, teniente coronel Randolph Cabangbang dijo que 10 individuos armados participaron en el ataque. Las víctimas estaban emparentadas con un miliciano gubernamental que dirigió a la policía en el enfrentamiento.

Diversos grupos armados actúan en la península de Zamboanga, entre éstos rebeldes musulmanes que luchan desde hace décadas por su autonomía en esta nación predominantemente cristiana.

A fin de financiar sus actividades, estos grupos a menudo recurren al bandidaje, la extorsión y el secuestro y eluden a las autoridades ocultándose en los bosques y las islas cercanas.

El ejército lanzó en 2011 una ofensiva contra un campamento guerrillero en una provincia vecina pero lograron escapar la mayoría de los combatientes.