Varios rebeldes del Talibán, armados con fusiles y granadas, atacaron el viernes una estación policial en el noroeste de Pakistán, donde se hicieron volar con explosivos y dejaron cuatro agentes muertos, en venganza porque un avión estadounidense no tripulado aniquiló a un jefe insurgente.

El ataque ocurrió en la ciudad de Peshawar, fue el más reciente dentro de una oleada de violencia que ha sacudido la región y muestra que los rebeldes del Talibán paquistaní conservan su capacidad para golpear con acciones militares.

El ejército afirma que ha logrado avances en su lucha contra la insurgencia, pero ésta ha mostrado capacidad de resistencia y recuperación, en tanto que se le responsabiliza de los diversos ataques y atentados de los últimos cinco años en el país.

Peshawar ha sido en lo últimos años escenario frecuente de acciones rebeldes pero la mayoría han sido atentados explosivos, no ataques coordinados en el centro de la ciudad como el del viernes. El jueves, el estallido de un coche bomba causó al menos 12 muertos en una estación de minibuses en la ciudad.

El jefe de la policía de Peshawar, Imtiaz Altaf, dijo que tres rebeldes ingresaron en el recinto policial después de que atacaran la entrada principal y se hicieron volar con explosivos cuando los agaentes respondieron al fuego, apuntó.

"Los agresores pretendían ocupar esta estación de policía, pero fracasaron", afirmo Altaf a la prensa.

Cuatro policías perdieron la vida y seis resultaron heridos en el ataque, dijo el agente Sattar Khan.

Más de 370 policías se encontraban en la estación al momento del ataque, aseguró el ministro provincial de Información, Iftikhar Hussain.

El portavoz del Talibán paquistaní, Ahsanullah Ahsan, dijo a The Associated Press, que el ataque lo realizó un grupo afiliado, a decir la Brigada Abdulá Azzam.

El ataque fue en represalia por la muerte de uno de los comandantes del grupo, Badar Mansoor, ocurrida el 9 de febrero en un ataque con un avión robot estadounidense, agregó.

Por su parte, el primer ministro paquistaní Yousuf Gilani exhortó el viernes al Talibán y otros grupos rebeldes afganos a que participen en negociaciones de paz con el gobierno afgano. El llamado es el primero de su tipo de parte de Pakistán.

El Talibán ha dicho que no está dispuesto a negociar con el gobierno afgano y que preferiría conversar con autoridades estadounidenses.