Las gestiones para combatir a los inmigrantes no autorizados a vivir en Estados Unidos continúan a buen ritmo en la Cámara de Representantes del estado meridional de Misisipí.

El Comité Judicial B de la cámara baja aprobó el viernes por 15 votos a favor y seis en contra el proyecto de ley H.B. 488, que ahora pasará al Comité de Educación del organismo para su análisis.

El proyecto incluye cambios que, según el presidente de la comisión, el republicano Andy Gipson, contribuirán a que Misisipí no sea demandado judicialmente. Fueron retiradas o alteradas cláusulas idénticas afectadas por demandas federales en Alabama, agregó.

El proyecto de ley de Misisipí está inspirado en el de Alabama, el cual es considerado una de las medidas más draconianas contra la inmigración no autorizada a ingresar al país.

La nueva versión permite además a las iglesias y organizaciones de caridad satisfacer "las necesidades inmediatas y de derechos humanos básicas" siempre y cuando no cobren por ellas o utilicen fondos federales.

El legislador demócrata David Baria no logró que fueran eximidas las entidades de cuidado de la salud que funcionan con fondos gubernamentales ni las empresas de servicios públicos.