La economía de las 17 naciones de la eurozona sufrirá este año una modesta recesión pese a los recientes indicios de estabilización, especialmente en los mercados financieros, dijo el jueves el brazo ejecutivo de la Unión Europea.

En su último pronóstico, la Comisión Europea pronosticó una contracción del 0,3% en la economía de la eurozona, encabezada por Grecia, con una reducción del 4,4%.

Será el quinto año consecutivo de recesión en Grecia, que a principios de semana obtuvo un segundo plan de rescate en menos de dos años para evitar la bancarrota.

En su pronóstico de noviembre, la Comisión pronosticó una expansión del 0,5% en la economía de la eurozona tras el crecimiento del año pasado del 1,4%. La diferencia es que este año las economías de Bélgica, España, Italia, Chipre, Holanda y Eslovenia sufrirán una contracción, no solamente Grecia y Portugal.

La contracción general quedará limitada por la expansión de Alemania y Francia, las dos economías más importantes de la eurozona. El crecimiento alemán será del 0,6% y el de Francia de un 0,4%.

"Aunque el crecimiento se ha atascado, hemos visto indicios de estabilización en la economía europea", dijo el Comisionado para Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn. "El sentimiento económico sigue siendo pobre, aunque disminuye la tensión en los mercados financieros".

Agregó que el pronóstico está basado en la presunción de que la incertidumbre causada por la crisis de la deuda soberana "desaparecerá gradualmente".

En noviembre, los mercados financieros temieron que la crisis europea de la deuda no quedaría confinada a Grecia, Irlanda y Portugal. Aumentaron los temores de que España e Italia podrían sucumbir igualmente ante el peso de sus respectivas deudas. Ambos países cuentan ahora con nuevos gobiernos decididos a adoptar medidas de austeridad de largo alcance.

La mejora en el ambiente de los mercados financieros ha sido ayudada por la oferta del Banco Central Europeo de créditos a largo plazo e intereses increíblemente bajos a la banca de las 17 naciones de la eurozona.

Aunque las medidas de austeridad son la piedra angular de la estrategia europea para combatir la crisis de la deuda, afectarán negativamente sus economías a corto plazo: España e Italia caerán este año en recesión al reducir la deuda y el gasto público sus respectivos gobiernos.

Se prevé que España sufra una contracción del 1% en el 2012 frente al 0,7% pronosticado a fines del año pasado. La Comisión advirtió que si el gobierno español adopta nuevas reducciones presupuestarias para alcanzar los objetivos del 2012, la economía se contraería incluso más.

La de Italia se contraería un 1,3% este año, frente al 0,3% pronosticado en noviembre.

____

Pylas contribuyó a este despacho desde Londres.