Mitt Romney se concentró el jueves en la imagen de Rick Santorum como un devoto conservador, acusando a su adversario de transigir en su propios principios al votar constantemente a favor de legislaciones en las que no creía.

Romney señaló durante el acalorado debate del miércoles por la noche entre aspirantes a la candidatura presidencial del Partido Republicano que el ex senador dijo que había votado a favor de la iniciativa de ley de educación del entonces presidente George W. Bush porque "a veces uno hace algo por el equipo".

"Me pregunto a qué equipo estaba ayudando", dijo Romney durante un discurso ante la Asociación de Constructores y Contratistas en Phoenix. "Mi equipo es el pueblo estadounidense, no los socios en Washington", señaló.

Durante el debate, Santorum fue obligado a defender varias decisiones de voto sobre asuntos como una medida de derecho al trabajo que se contrapone a su filosofía conservadora. El explicó en detalle por qué respaldó proyectos de ley que incluyeron asignaciones de gasto, diciendo que era mejor que el Congreso decidiera a dónde enviar el dinero a dejarle total autonomía a departamentos del Poder Ejecutivo.

"No sé si he visto antes a un político explicar de tantas maneras por qué votó contra sus principios", dijo Romney el jueves.

Las primarias republicanas entran en un período crucial en que se realizan elecciones o asambleas partidarias en 13 estados.

Romney se dirigía luego a miembros del tea party en Michigan, su estado natal, donde Santorum ha montado una campaña sorprendentemente fuerte a pesar de la escasez de fondos. Romney ha sido colocado a la defensiva en el estado fabricante de automóviles por su oposición al rescate de las compañías automotrices por parte del gobierno.

Romney recibió una paliza por el asunto automotor durante el debate, y la campaña de reelección del presidente Barack Obama se sumó al ataque el jueves. Obama presentó un anuncio de televisión en Michigan acusando a Romney y a otros aspirantes republicanos de dar la espalda a una industria que emplea a más de un millón de trabajadores en el estado al oponerse a su rescate.

___

Fouhy reportó desde Washington. La periodista de la AP Connie Cass en Washington también contribuyó a este reporte.