El ex comandante militar serbio bosnio Ratko Mladic criticó el jueves al tribunal para crímenes de guerra de Yugoslavia y lo tildó de ser una marioneta de la OTAN, además de "tener prejuicios" en su contra y en contra de otros serbios.

Mladic mostró fotos de su familia antes de que se las quitara un guarda cuando el ex general de 69 años fue informado por el juez Alphons Orie que dejara de mostrarlas a la galería del público.

Mladic, mostrando una foto suya en uniforme militar, dijo sentirse "orgulloso" del ejército y del uniforme serbio bosnio, e insistió en que su esposa debería recibir autorización para traérselo, presumiblemente para lucirlo en la corte.

El ex general es acusado de tramar las atrocidades serbias en la guerra de Bosnia de 1992 a 1995, que dejó unos 100.000 muertos. La mayor parte de las matanzas fueron atribuidas a soldados serbios y fuerzas paramilitares a su mando. Mladic rechazó las 11 acusaciones, incluyendo dos de genocidio. Su juicio comenzará el 14 de mayo.

El tribunal fue creado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, pero Mladic y su aliado político Radovan Karadzic lo han tildado de marioneta de la OTAN y acusaron a a alianza militar de perseguir injustamente a los serbios.

"Me están juzgando por encargo de la OTAN, a mí y a mi pueblo", le dijo al juez. "Es un tribunal de la OTAN con prejuicios".

Empero, dichos argumentos carecen de peso con los jueces y van dirigidos más a la audiencia que sigue los prolegómenos judiciales en Serbia y Bosnia.

En referencia a su salud, Mladic dijo al juez que "es un anciano ... cerca de mi final" y agregó que no intentaba "montar un circo".

Mladic ha sufrido por lo menos una apoplejía en sus 16 años de prófugo. Habla con dificultad y tiene parcialmente afectado el brazo y la mano derecha.

Mladic acusó además a la OTAN de "atacar a los pobres en Africa y Asia" y agregó que cuando la alianza "ataque Irán, será su fin".

El juez le interrumpió finalmente al desconectar el micrófono de Mladic y aplazar la audiencia.