Mitt Romney es el candidato a la Casa Blanca más extremista e intransigente en políticas de inmigración que ha existido en los tiempos modernos, afirmaron el jueves políticos hispanos demócratas.

Los congresistas estatales de Arizona Rubén Gallego y Anna Tovar, además de la asambleísta estatal de Nevada, Lucy Flores, dijeron a periodistas en una teleconferencia que las posiciones de Romney respecto a una reforma migratoria, el Dream Act o la controvertida ley migratoria de Arizona son "un insulto" para los hispanos del país.

Romney, aspirante a la nominación presidencial republicana, dijo durante un debate televisado el miércoles por la noche que la restrictiva ley migratoria de Arizona contra la inmigración no autorizada es "un modelo" para el resto del país.

La SB1070 promueve, entre otras cosas, que la policía local pregunte el estatus migratorio de personas que sospecha podrían estar en el país ilegalmente.

Portavoces de Romney no respondieron a las críticas de los demócratas de forma inmediata.

Alexandra Franceschi, portavoz del Comité Nacional Republicano, dijo el jueves que el índice de aprobación del presidente Barack Obama entre los hispanos ha caído un 30% desde abril del 2009.

"El presidente no ha hecho amigos en la comunidad latina al no cumplir su promesa de prestarle atención al tema de inmigración en su primer año", dijo Franceschi en un comunicado. "Los latinos en todo el país están cansados de sus promesas incumplidas y retórica vacía, y en noviembre elegirán a un candidato que puede mantener su palabra".

Gallego, Tovar y Flores dijeron el jueves que Romney se opone a una reforma migratoria integral que otorgue un camino a la legalización de 11 millones de inmigrantes sin autorización para residir en Estados Unidos.

El candidato se ha rodeado además de asesores como Kris Kobach, uno de los arquitectos de restrictivas leyes migratorias como la de Arizona o Alabama.

"Hay un dicho en español que dice 'dime con quien andas y te diré quien eres''', dijo Gallego. "No necesitamos a ningún candidato aliándose con alguien tan radical. Esa no es la forma en la que se comporta un amigo de la comunidad hispana".

Los votantes hispanos dejarán claro su rechazo a Romney en las urnas si éste es el ganador de la nominación republicana, dijeron los políticos. Añadieron que muchos hispanos ya han reaccionado en contra de la "autodeportación", o idea que mencionó Romney al asegurar que los inmigrantes sin papeles regresarán a su país de origen porque no encontrarán empleo en Estados Unidos.

Tovar dijo que el rechazo del candidato al Dream Act refleja la falta de conexión entre Romney y la comunidad hispana.

El Dream Act permitiría un camino a la naturalización de los hijos de inmigrantes que viven en Estados Unidos sin papeles si éstos terminan sus estudios universitarios o sirven en las fuerzas armadas. Aproximadamente 2,1 millones de jóvenes inmigrantes se beneficiarían de la medida, dijo la representante de la Cámara de Arizona.

Durante el debate del miércoles, Romney elogió la ley migratoria de Arizona y le atribuyó una disminución del 14% en la inmigración sin documentos en ese estado, respecto a un 7% a nivel nacional.

El grupo Empleadores de Arizona a favor de una Reforma Migratoria (Arizona Employers for Immigration Reform) calcula que la ley HB1070 costó a la industria turística del estado 490 millones de dólares y 3.000 puestos de trabajo en el año 2010, anunció el jueves la organización America's Voice.

"El mensaje de Romney a la comunidad hispana está claro: Están ustedes solos", dijo la asambleísta Flores, quien destacó que Obama apoya el Dream Act, sigue comprometido a lograr una reforma migratoria y ha dado prioridad a la deportación de criminales.

__________________

Claudia Torrens está en Twitter como @ClaudiaTorrens