Una ex jueza ecuatoriana pidió medidas cautelares a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) debido a que dice haber abandonado su país tras recibir amenazas de muerte, aparentemente relacionadas con el breve papel que desempeñó en el juicio en el cual el presidente Rafael Correa acusó de injurias a tres directivos y un periodista del diario El Universo.

"He hecho llegar mi solicitud... a la Corte Interamericana de Derechos Humanos a fin de que me brinde protección, a fin de que garantice tanto mi vida como la de mi familia", aseguró el jueves Mónica Encalada durante una rueda de prensa en la capital colombiana.

Encalada fue la penúltima juez en tener el expediente judicial en primera instancia. En esa etapa del proceso los abogados de El Universo impugnaron la competencia de Encalada y de varios juristas más para llevar el proceso que finalmente recayó en el juez Juan Paredes que condenó a los directivos del diario, los hermanos Carlos, César y Nicolás Pérez, y al periodista Emilio Palacio a pagar una indemnización de 42 millones de dólares y purgar 3 años de prisión.

"La salida de mi país se debió a que recibí en estas últimas semanas amenazas personales y para mi familia", aseguró Encalada.

En Quito, la Cancillería no se pronunció de inmediato al respecto.

El día antes de que una corte de casación emitiera el fallo definitivo en el juicio, los abogados de El Universo divulgaron un video en el que la jueza anunciaba que analizaba abandonar Ecuador y un escrito en el que denunciaba supuestas anomalías, incluido un intento de soborno por parte de Gutemberg Vera, uno de los abogados de Correa, hacia ella, lo que está siendo investigado por la fiscalía.

Respecto a ese señalamiento, Vera dijo el 16 de febrero que "basta con revisar el testimonio de la (ex) jueza para ver que se refiere a hechos de hace siete meses y que el no haber hecho público ese supuesto delito después de tanto tiempo, en sí, ya constituye un delito".

Encalada, quien dejó el cargo en agosto en medio de un proceso de evaluaciones a los jueces propiciado por la reestructuración del sistema judicial que está en marcha en Ecuador, no explicó quienes serían los autores de las amenazas ni porqué tardó tanto en denunciar las presuntas anomalías.

Contrario a lo dicho por personas cercanas a Correa, la jueza aseguró que no ha recibido sobornos por parte de El Universo. Hizo hincapié en que no conoce ni a los directivos del diario ni a sus abogados, sin embargo fue uno de ellos, Joffre Campaña, quien reveló el 14 de febrero el video y escrito dejados por Encalada sin aclarar cómo los obtuvo.

La CIDH pidió el martes al gobierno ecuatoriano que "suspenda de inmediato los efectos de la sentencia del 15 de febrero del 2012, a fin de garantizar la libertad de expresión". El canciller de Ecuador dijo que el pedido de la Comisión es imposible debido a que la sentencia relacionada al caso está fechada el 16 de febrero, no el 15.

El presidente de Ecuador dijo que con las medidas cautelares dictadas en el caso, la CIDH evidenció que el sistema interamericano "está totalmente tomado por ciertos países hegemónicos, por organizaciones no gubernamentales de derecha, por la burocracia internacional que se cree por encima de los estados soberanos".

En coincidencia con la rueda de prensa de Encalada en Bogotá, la Asociación Colombiana de Editores de Diarios y Medios Informativos (Andiarios) condenó la sentencia de la justicia ecuatoriana contra El Universo al considerarla "drástica y desproporcionada" y todos los afiliados a esa entidad reprodujeron la columna de Palacio que dio pie a la demanda de Correa.

El embajador de Quito en Bogotá, Raúl Vallejo, escribió una carta a Andiarios en la que recordó que el escrito de Palacio fue declarado como injurioso en tres distintas instancias judiciales de su país.