El papa Benedicto XVI se manifestó el jueves "profundamente afligido" por la tragedia ferroviaria argentina, donde un tren se estrelló en la víspera en una estación de Buenos Aires y dejó decenas de muertos y heridos.

A través de la agencia católica AICA, el Pontífice ofreció "fervientes sufragios del Todopoderoso por el eterno descanso de los fallecidos".

En una nota enviada al arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Mario Bergoglio, solicitó al purpurado que "transmita el sentido pésame del Papa a los familiares que lloran tan sensible pérdida, junto con expresiones de afecto, solidaridad y consuelo a los heridos y afectados por el trágico suceso".

"Como signo de esperanza en el Señor resucitado, el sucesor de Pedro imparte, en estos momentos de tristeza, una especial bendición apostólica", concluye la nota firmada por el secretario de Estado del Vaticano, cardenal Tarcisio Bertone.