Estados Unidos y Corea del Norte conversaron el viernes por segundo día sobre la reanudación de las negociaciones en las que se ofrece a Pyongyang asistencia a cambio de que este abandone sus programas de desarrollo de armas nucleares.

Las nuevas discusiones se habían postergado tras la muerte del gobernante norcoreano Kim Jong Il, ocurrida hace dos meses.

En el diálogo preparatorio, que el jueves duró todo el día, Corea del Norte, bajo la dirección del nuevo gobernante Kim Jong Un, podría dar una señal de su disposición a aceptar las condiciones de Washington y los vecinos de Pyongyang para reanudar las conversaciones amplias multipartitas sobre el desarme.

Más de tres años han pasado desde las anteriores conversaciones en las que participaban seis países y en las que se ofrecía a Pyongyang asistencia y concesiones diplomáticas a cambio de acciones verificables de que suspendía sus programas de desarrollo de armas nucleares.

El fallecimiento de Kim el 17 de diciembre dio al traste con un acuerdo provisional entre Estados Unidos y Corea del Norte con el cual se buscaba que Pyongyang suspendiera su enriquecimiento de uranio a cambio de alimentos.

El enviado estadounidense Glyn Davies dijo a la prensa antes de reunirse el viernes con su contraparte Kim Kye Gwan que las conversaciones habían cubierto todas las áreas importantes.

"Todos son los mismos aspectos, la desnuclearización es primero y se continúa con la no proliferación, asuntos humanitarios, derechos humanos, todos estos temas están sobre la mesa", expresó Davis a la prensa.

Davis y Kim se reunieron durante tres horas el viernes en la mañana. Se desconoce si sostendrían una segunda sesión de conversaciones para la tarde.