Karen Cano regresó en enero a la Universidad de Wisconsin-Whitewater con una mejor comprensión de lo que significa ser mexicano.

La hija de 19 años de inmigrantes mexicanos viajó a México a finales de julio como estudiante extranjera en un programa de intercambio.

"Se que suena un poco extraño, pero ellos me consideraron estudiante internacional", dice la joven.

Cano, residente de Delavan, Wisconsin, estudió cinco meses en el Tecnológico de Monterrey en Guadalajara, la ciudad natal de su padre.

"Fue divertido porque es el lugar de origen de mi familia", declaró en entrevista antes de partir. "La gente me decía '¿Por qué no vas a otro lugar?' Quise ir a México para aprender sobre mí misma y mi cultura".

Al final del semestre, tenía preguntas más profundas sobre sus raíces.

"Al llegar a México pensé que iba a solucionar mi crisis de identidad", relata Karen. "Desafortunadamente, pienso que estoy más confundida".

"La mayoría de los mexicanos me acepta perfectamente bien. Pero me tengo que decir que no soy mexicana porque nací en Estados Unidos. Esto es difícil porque cuando estoy en Estados Unidos, algunas veces siento que tampoco encajo perfectamente".

Cano quería saber de sus raíces mexicanas.

Estudió literatura mexicana en español, su primer idioma, e historia mexicana. Mantiene un diario sobre sus experiencias mexicanas. Ahora planea conectar los puntos entre las culturas de México y Estados Unidos.

"Me hará más abierta para entender a diferentes personas", dice la joven.

Al igual que muchos jóvenes estadounidenses que provienen de familias mexicanas, ella es bicultural y bilingüe. La mayoría de los hispanos parece tener un nexo cultural más fuerte con sus países de origen y se esfuerzan por mantener vivos el idioma y las tradiciones, dijo Karen.

"Desafortunadamente, al paso de las generaciones, esto se debilita", agregó Cano. "Cuando era pequeña, sólo podía hablar español en mi casa e inglés en la escuela. Al pasar del tiempo siento que esto ha cambiado porque ahora hablo con mis hermanos en inglés y con mis padres en español. Siento que estoy perdiendo algo del español, y esa fue la principal razón por la cual quise pasar un tiempo en un país de habla hispana".

Cuando Cano tenga su propia familia, quiere enseñarle español a sus hijos.

"Espero hacerles entender la importancia de ser bilingüe y mantener el idioma", explicó. Por lo general, otros hispanos de mi generación olvidan la importancia de saber español. "Ellos no le enseñan eso a sus hijos. Veo esto en mi propia familia. Mis sobrinos ya no hablan nada de español. Los que lo hablan saben poco. Esto me entristece mucho porque se les complica comunicarse con su propia abuela".

Hasta donde recuerda, ella siempre quiso ir a la universidad.

"Mis padres me impulsaron", recuerda. "Terminé yendo a la Universidad de Wisconsin-Whitewater porque está cerca. También pienso que su programa educativo es excelente. Ahora mis padres me dicen: 'Primero la escuela, primero la escuela'. Mi papá me dice 'ni siquiera pienses en casarte'''.

Cano todavía vive en casa de sus padres y se traslada todos los días a la universidad, donde está en segundo año. Su semestre en México fue la primera vez que ella estaba lejos del hogar.

Estudia para ser maestra de español del segundo grado. También quiere enseñar a niños a aprender el inglés como segunda lengua. Su hermano mayor, Joab, está en tercer año en la misma universidad.

Como sus padres son inmigrantes, ella entiende lo difícil que es adaptarse a una nueva cultura e idioma. Opina que la discriminación es el desafío más grande e innecesario que enfrentan los inmigrantes.

"Hay mucha separación social", consideró Karen. "Era dolorosamente obvio en la secundaria, donde literalmente podía ver una mesa de mexicanos y otra de blancos en la cafetería. Había pocas mesas donde estuvieran los dos mezclados".

Ella busca más comprensión.

"La mayoría de los inmigrantes sólo quieren mayor tolerancia", dijo Cano. "No es fácil abandonar todo. Tampoco es sencillo llegar a un mundo completamente distinto... ellos simplemente son humanos y deben ser tratados como tal".