Grecia insistió el miércoles en que un nuevo paquete de rescate de 130.000 millones de euros (172.000 millones de dólares) "atará" al país al euro, pero nuevamente redujo las expectativas de recuperación mientras se enfrenta al escepticismo de los mercados mundiales, las protestas y otra reducción a la evaluación de su deuda hasta nivel más bajo.

Mientras el gobierno lucha por aprobar nuevas medidas de austeridad, el ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, declaró que el paquete de rescate aprobado por los países de la eurozona protegerán a Grecia del cese de pagos.

"El acuerdo es de importancia histórica porque ata a Grecia al euro", dijo el funcionario a la televisora Mega.

"Fue sólo la aprobación de 130.000 millones de euros en ayuda adicional a Grecia, pero esto también llega con un compromiso europeo de apoyo por el tiempo que sea necesario mientras el país regresa a los mercados".

Aseguró que esta "es una acción decisiva e irreversible por parte de nuestros socios: Grecia es miembro del euro y permanecerá así, y no hay nada sobre la bancarrota, nada sobre el colapso financiero del país".

Momentos antes, unos 6.000 manifestantes que entonaban "¡Unión Europea fuera, FMI fuera!" marcharon pacíficamente por el centro de Atenas contra las nuevas medidas de austeridad.

El martes, los 17 países de la eurozona aprobaron un segundo plan de rescate para Grecia en menos de dos años por 130.000 millones de euros (172.000 millones de dólares), y una condonación de 107.000 millones de euros (141.000 millones de dólares) por parte de los bancos y otras instituciones privadas tenedoras de bonos soberanos griegos.

En respuesta, la agencia de calificación de riesgos Fitch redujo la calidad de la deuda griega de CCC a C. Según la agencia, la rebaja indica que "una cesación de pagos es muy probable a corto plazo".

Los mercados financieros están nerviosos ante la posibilidad de aplicar por la fuerza nuevas medidas de austeridad en un país azotado por la recesión por quinto año y un desempleo que ronda el 20%. El miércoles las acciones en la bolsa de Atenas bajaron 5.67% debido a que los bancos tuvieron fuertes pérdidas.

Las nuevas medidas económicas incluyen reducciones a pensiones y prestaciones, recorte al salario mínimo de 751 a 580 euros por mes.

Los proyectos de ley presentados el martes por la noche en el Parlamento sumaron 3.200 millones de euros (4.200 millones de dólares) en reducciones presupuestarias adicionales para este año, acordadas la semana pasada por el gabinete.

Mientras, los legisladores se aprestaban a debatir una ley de emergencia que prevé recortes al presupuesto 2012 por unos 3.200 millones de euros (4.200 millones de dólares) y donde el déficit presupuestal aumenta a 6,7% desde el primer cálculo de 5,4%.

___

Elena Becatoros colaboró con este despacho.