Un gol de cabeza de Andre Ayew en la agonía del partido le dio el miércoles al Olympique de Marsella un triunfo 1-0 sobre el Inter de Milán en el duelo de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones.

La enésima derrota del Inter, la sexta en sus últimos siete, dejó a su técnico Claudio Ranieri en una situación casi que insostenible.

El Inter, campeón de la edición de 2010, fue de menos a más en el segundo tiempo. Pero pagó caro su pésima puntería ante un rival francés bien organizado pero de escasas ideas.

Todo parecía servido para que el conjunto italiano se llevase el empate de Marsella, pero el ghanés Ayew estuvo en el sitio ideal para cabecear un tiro de esquina servido por Mathieu Valbuena desde la izquierda.

Los nerazzurri generaron las mejores ocasiones de gol en el partido. Diego Forlán casi abrió la cuenta en los primeros compases, pero su remate fue desviado con lo justo por el arquero Steve Mandanda, con la pelota zumbando por encima del travesaño.

El choque de vuelta será en San Siro el 13 de marzo y Ranieri deberá levantarle la moral a un equipo que anda a los tumbos, amén de que se acentuarán las críticas por sus decisiones tácticas.

"No hay nada definido. Estoy feliz y orgulloso porque los jugadores lucharon hasta el final", declaró el técnico del Marsella Didier Deschamps. "Enfrentaron a un rival que lo ha visto todo, con jugadores acostumbrados a jugar en cuartos de final, en semifinales, pero de todas formas pudieron ganar.

Renuente a hablar sobre el partido, Ranieri atribuyó a la mala suerte el resultado.

"Jugamos bien, tuvimos buenas jugadas de contragolpe, generamos más ocasiones y ellos anotaron en la primera que tuvieron", se lamentó Ranieri. "No merecíamos perder".

Ranieri, abucheado a viva voz por los tifosi el pasado fin de semana, dio la impresión que se conformaba con la igualdad tras dejar al delantero argentino Diego Milito en la banca de suplentes para un segundo tiempo que en líneas generales fue bastante insípido.

Milito, de lejos el atacante más efectivo del Inter esta temporada con 12 goles, es el único que ha anotado en la mala racha de los últimos siete partidos.

Forlán debutó en el torneo con el Inter, luego que el artillero no pudo ser tomado en cuenta en la fase de grupos. En una novedosa formación ofensiva, su socio fue el volante creativo Wesley Sneijder. Ranieri decidió prescindir de Milito y Giampaolo Pazzini.

Sin hacer nada del otro mundo, el Marsella extendió a 16 su racha de partidos sin perder.

Y esperó hasta el final para dar el zarpazo definitivo. La diferencia la puso la juventud y mejor resto físico de Ayew a costa de los veteranos que conforman la zaga interista. Ayew supo abrirse un hueco dentro del área para meter el cabezazo que desató la euforia en el Stade Velodrome.

Desafiante, Ranieri respondió con un terminante "no" cuando le preguntaron si se sentía agobiado y pronosticó que el Inter vencerá al Marsella en San Siro.

"El San Siro estará a reventar y eso será una ventaja para nosotros. No será un problema anotar dos goles", dijo Ranieri. Pero el problema del Inter es que lleva nueve partidos seguidos en los que no ha cumplido los 90 minutos sin que le anoten.