La jueza a cargo del proceso de genocidio al ex dictador Efraín Ríos Montt fue retirada del caso ante solicitudes de abogados defensores de otros militares inactivos supuestamente involucrados en matanzas de indígenas en los años 80.

La jurista Carol Patricia Flores informó el martes de su retiro, poco antes de comenzar una audiencia en la que debía decidir si Ríos Montt podía aplicar a una amnistía promulgada en 1986.

La recusación fue interpuesta por los abogados defensores de los también generales retirados Mauricio Rodríguez Sánchez y Héctor Mario López Fuentes, imputados en el mismo proceso por genocidio.

La magistrada explicó que la recusación fue interpuesta en su contra en noviembre por Luis Obando Corzo, abogado López Fuentes, quien consideró que la jueza es parcial en el proceso.

Flores informó que la sala primera de la corte de apelación puso al juez Miguel Angel Gálvez a cargo del caso de genocidio contra los ex oficiales castrenses.

Gálvez suspendió la audiencia de Ríos Montt e indicó que debe de informarse sobre todas las particularidades del proceso. Fijó una nueva audiencia para marzo.

Dijo que a pesar de que Flores quedaba fuera del proceso, se mantendrán las resoluciones que la jueza había tomado, como la de ligar a los tres ex militares al proceso de genocidio.

Para el abogado de las víctimas, Edgar Pérez, "aunque la recusación existía desde el año pasado, la jueza no podía dejar de desconocer sobre el caso hasta que la corte de constitucionalidad no le informará que ella quedaba fuera del proceso. Esto no lo hizo la corte hasta ayer (lunes) en la noche".

Flores abrió proceso a Ríos Montt por genocidio y crímenes contra de la humanidad en enero y el general retirado quedó bajo arresto domiciliario.

Los tres militares retirados son acusados de al menos 266 acciones en las que habrían muerto al menos 1.771 personas, se habrían cometido 1.400 violaciones contra los derechos humanos y desplazado a por lo menos 29.000 personas entre 1982 y 1983.