La líder derechista Marine Le Pen perdió el martes una batalla legal en su búsqueda de la candidatura a la presidencia de Francia luego de que la Corte Constitucional falló que los nombres de sus partidarios deben publicarse.

La decisión ratifica el actual reglamento electoral que señala que cualquier persona que desee contender a la presidencia debe recabar la firma de 500 alcaldes o funcionarios que apoyen su candidatura.

Las firmas luego deberán publicarse.

Le Pen, presidenta del partido Frente Nacional y quien goza de un fuerte apoyo en las encuestas de opinión, dijo que la regla sobre las firmas perjudica a su partido antiinmigrante, el cual argumenta que dicha regla viola la constitución.

La Corte Constitucional dictaminó el martes que las firmas públicas son constitucionales y pretender fomentar la transparencia política.

La fecha límite para entregar las firmas es el 16 de marzo; la primera ronda de elecciones es el 22 de abril.