MESA, Arizona, EE.UU, - Si los nuevos dirigentes de los Cubs de Chicago están en lo correcto, un leve ajuste es lo que podría resolver los problemas que su cerrador Carlos Mármol tuvo durante la pasada temporada, cuando lideró las mayores con sus diez rescates malogrados.

En una de las primeras conversaciones que el nuevo coach de pitcheo de los Cubs Chris Bosio mantuvo con Mármol esta primavera, le sugirió al derecho que renunciara a la recta cortada que empezó a lanzar el año pasado.

Fue un pitcheo que incluso los mismos Cubs no sabían que el dominicano estaba intentando tirar.

Pero el nuevo manager Dale Sveum, como coach de bateo de los Brewers de Milwaukee, y Bosio, como scout de avanzada durante parte de la temporada pasada, sí se percataron de que Mármol lanzaba algo extraño y menos efectivo.

"Nos decíamos: '¿Que está haciendo. ¿Eso es un mal slider?'", dijo Sveum.

"Lo intente un poco y no me salió", reconoció Mármol cuando se presentó al inicio de la pretemporada. "Me perdí un poco. Mi slider se vio afectado un poco al intentar eso".

Luego de firmar un contrato de tres años y 20 millones de dólares la pasada temporada, Mármol completó su peor campaña como relevista. Se anotó el rescate en 34 de las 44 oportunidades. Su efectividad se disparó casi un punto y medio, al llegar a 4.01.

Su diez rescates malogrados le dejaron empatado con Jordan Walden (42 oportunidades) de los Angels para la mayor cantidad en las mayores.

Los problemas de Mármol se acentuaron a medida que transcurrió la campaña: 0-4 y 5.91 de efectividad tras la pausa del Juego de Estrellas.

"Para ser honesto, perdí mucha confianza en el último mes", dijo. "Pero este es un año nuevo. Trato de olvidar lo del año pasado, y ahora aquí estoy".

"Es una gran cerrador", dijo Sveum. "Pero su especialidad es el slider y el suyo es uno de los mejores que he visto en mucho tiempo, imbateable".