Napoli se impuso el martes 3-1 al Chelsea con un doblete del argentino Ezequiel Lavezzi y un gol del uruguayo Edinson Cavani, en el partido de ida por los octavos de final de la Liga de Campeones.

Los napolitanos remontaron tras caer abajo 1-0 a los 27 minutos por un gol del español Juan Mata, que quedó solo frente al portero tras un error del defensor Paolo Cannavaro.

Lavezzi empató a los 38 minutos con un derechazo desde fuera del área, que hizo inútil el vuelo del portero del Chelsea, Petr Cech. Marcó su segundo tanto, y tercero del club italiano, a los 65, al quedar con todo el arco a su disposición con un pase de Cavani.

El uruguayo le dio ventaja al Napoli a los 45, al desviar con el hombro un centro a boca de jarro del arco inglés.

Lavezzi se comió un gol cantado a los 55 al quedar solo frente al portero en un contragolpe, pero su tiro salió desviado.

Christian Maggio estuvo a punto de marcar el cuarto gol del Napoli a los 81, pero Ashley Cole desvió el balón sobre la raya.

Lavezzi se declaró feliz "por la importante victoria, pero aún no nos hemos clasificado, aunque partiremos con una ventaja" en la vuelta.

"Deberemos de tratar incluso de hacer algún gol para asegurar la clasificación", expresó a la televisora Sky.

El argentino atribuyó el triunfo a que todos los jugadores se empeñaron al máximo en bien del equipo, "como nos pidió el técnico".

El Napoli partió muy bien, con una serie de acciones de peligro, por lo que el gol de Chelsea fue algo sorpresivo.

Un potente tiro de Cavani a los 10 minutos obligó a Cech a una gran atajada con los pies, en la primera acción de peligro del partido jugado en Nápoles.

El técnico del Napoli, Walter Mazzarri, no pudo dirigir a su equipo en el estadio San Paolo porque fue sancionado por empujar al delantero brasileño del Villarreal, Nilmar, en la última jornada de la fase de grupos.

Chelsea está obligado a ganar por goleada en el partido de vuelta el 14 de marzo en Stamford Bridge, una situación que sin duda pone contra la pared al técnico Andre Villas-Boas. Además, los Blues llevan cuatro partidos sin ganar en la liga Premier.

Villas-Boas puso de arranque en el ataque el marfileño Didier Drogba, que ya regresó de la Copa Africana de Naciones, pero el marfileño no fue peligroso.