La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, aseguró que una esperada reunión de países amigos de Siria demostrará que el régimen de Bashar Assad está cada vez más aislado y anticipó que dará más espacio para presionar por una transición en esa nación.

Clinton dijo que se intensificarán las gestiones diplomáticas con aquellos países que aún apoyan al régimen de Assad.

"Enviaremos un mensaje claro a Rusia, China y otros que aún no están seguros sobre como manejar la violencia creciente, pero que hasta ahora han hecho una mala elección", dijo la secretaria de Estado en una rueda de prensa al terminar su participación en una cumbre de cancilleres del G20.

Aunque el tema de Siria no estaba en la agenda de la reunión en este balneario turístico de Los Cabos, Clinton dijo que tuvo la oportunidad de discutir el asunto con varios de sus colegas.

Varios países que apoyan una transición en Siria tienen previsto reunirse el viernes en Túnez.

Clinton evadió, sin embargo, una pregunta sobre si Estados Unidos podría aceptar que países árabes y otras naciones armen a los rebeldes sirios.

La reunión en Túnez, dijo, "demostrará que el régimen de Assad está cada vez más aislado y que el valiente pueblo sirio necesita nuestro apoyo y solidaridad".

La funcionaria señaló, sin embargo, que ese apoyo debe enfocarse a través de ayuda humanitaria y alientos a la oposición de esa nación de que todos estarán representados en una nueva Siria.

Añadió que los países también deben trabajar en un proceso democrático inclusivo que lleve a una transición.