NUEVA YORK- Gio González, Clayton Kershaw y el venezolano Pablo Sandoval obtuvieron los mayores aumentos salariales en las Grandes Ligas, pero el promedio para los peloteros en arbitraje descendió a su nivel más bajo desde 2007.

Los 142 jugadores que pidieron el arbitraje el mes pasado obtuvieron en promedio aumentos del 89%, de acuerdo con un estudio realizado por The Associated Press. El incremento promedio el año pasado fue del 123%.

El salario de González, adquirido por Washington en canje con los Atleticos de Oakland, aumentó 20 veces de 420.000 dólares a un promedio de 8,4 millones en un contrato de 42 millones de dólares por cinco años con los Nacionales.

El de Kershaw, ganador del premio Cy Young en la Liga Nacional, subió 19 veces de 500.000 dólares a un promedio de 9,5 millones como parte de un contrato por 19 millones a dos años con los Dodgers de Los Angeles.

Sandoval obtuvo el mayor aumento en terminos porcentuales entre los peloteros en general, salvo los pitchers. Despues de ganar 500.000 dólares con los Gigantes de San Francisco el año pasado, el tercera base acordó un contrato por 17,15 millones de dólares a tres años, un promedio de 5,7 millones anuales.

El serpentinero Andrew Bailey, transferido por Oakland a los Medias Rojas de Boston, obtuvo el mayor aumento entre los jugadores que acordaron contratos a un año, de 465.000 a 3,9 millones de dólares.

Apenas 11 jugadores recibieron contratos de varios años, comparado con 14 el año pasado y la cifra más baja desde 2004, cuando fueron nueve.

Los únicos peloteros cuyos salarios disminuyeron fueron el relevista venezolano Francisco Rodríguez, de los Cerveceros de Milwaukee, que bajó de un promedio de 12,7 millones en un contrato de tres años a ocho millones, y el antesalista Ian Stewart de los Cachorros de Chicago, que disminuyó 50.000 dólares a algo menos de 2,24 millones.

El promedio del grupo de este año aumentó de 1,95 millones a 3,7 millones, mientras que el promedio de los 119 jugadores en arbitraje el año pasado subió de 1,68 millones a 3,76 millones de dólares. La cifra de jugadores en arbitraje fue la más alta desde los 150 registrados en 1992.