La presidenta Cristina Fernández anunció el martes que presentará una queja formal contra Gran Bretaña ante el consejo de seguridad de Naciones Unidas por el envío a las Islas Malvinas de un buque de guerra, lo cual denunció como un intento de militarizar el Atlántico Sur.

"He instruido a nuestro canciller (Héctor Timerman) para que presente formalmente ante el consejo de Seguridad de Naciones Unidas y también ante la Asamblea General esta militarización del Atlántico Sur que representa un grave riesgo para la seguridad", dijo Fernández desde la Casa de Gobierno, en un discurso que fue transmitido por cadena nacional.

Las islas fueron ocupadas por el Reino Unido en 1833, que expulsó a los colonos argentinos. El 2 de abril se cumplirá el 30 aniversario de la fallida operación militar lanzada en 1982 por la última dictadura para recuperar ese archipiélago y que desencadenó una guerra, con un saldo de 649 combatiente argentinos, 250 británicos y tres isleños muertos.

Acto seguido la mandataria pidió al primer ministro inglés, David Cameron, que "alguna vez le den una oportunidad a la paz y no a la guerra".

"Que nadie espere de nosotros gestos por fuera de la política y la diplomacia...hemos sufrido la violencia en nuestro país, no nos atraen los juegos de armas", recalcó Fernández.

El anuncio de Fernández ocurre en medio de una nueva escalada diplomática entre Buenos Aires y Londres a partir del envío por parte de Gran Bretaña del buque de guerra HMS Dauntless a Malvinas __a las que los ingleses llaman "Falklands"__, en una operación que el secretario del Exterior William Hague calificó de rutina pero advirtió que la Armada británica "sabe golpear muy fuerte".

Argentina también rechazó la llegada del príncipe Guillermo recientemente al archipiélago para realizar un entrenamiento de seis semanas como piloto de helicóptero.

Fernández denunció que "están militarizando el Atlántico Sur una vez más".

"No podemos interpretar de ninguna otra manera el envío de un destructor, un inmenso y moderno destructor, acompañando al heredero real, que nos hubiera gustado verlo con vestimenta civil", agregó la mandataria. En las pocas fotografías difundidas, el príncipe Guillermo está vestido con uniforme militar.

El acto en el que habló la presidenta, realizado en la galería de los patriotas latinoamericanos del palacio gubernamental, había generado gran expectativa y múltiples especulaciones, como que Argentina suspendería algún cambio en los vuelos de LAN Chile entre Santiago y las islas que sobrevuelan el espacio aéreo argentino.

La invitación a la ceremonia de líderes de la oposición, gobernadores, empresarios, y hasta el propio jefe sindical Hugo Moyano, distanciado de la presidenta, creó aun más suspenso.

El anuncio de la protesta ante la ONU por el buque fue el aspecto más destacado del acto, en el que Fernández también formalizó a través de la firma de un decreto la apertura y publicación del informe reservado "Rattenbach" sobre las responsabilidades políticas y militares de la derrota argentina en la guerra de 1982.

En este aspecto, la estrategia oficial apunta a separar su reclamo de la soberanía de Malvinas de lo que fue la misión militar lanzada en 1982 por la dictadura.

"Seguimos sosteniendo que no se puede achacar al pueblo argentino una decisión de una dictadura para negarse a cumplir lo que ha ordenado Naciones Unidas para sentarse a negociar y a dialogar", dijo Fernández.

La mandataria, además, ordenó la construcción de un hospital de salud mental para veteranos de guerra y recordó que "439 ex combatientes se suicidaron" por la falta de asistencia psicológica y económica tras la contienda militar.

Gran Bretaña ha expresado su disgusto por el reciente acuerdo entre los países del Mercosur -Argentina, Brasil, Uruguay y su asociado Chile- para prohibir el ingreso a sus puertos de buques con la bandera de Malvinas, que lleva el rojo, blanco y azul del Union Jack británico junto a un buque y una oveja.

También impactaron en Londres las imágenes de activistas quemando banderas inglesas o arrojando piedras contra la fachada de empresas de capital británico radicadas en Buenos Aires.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino

Agréganos en facebook.com/foxnewslatino