Las dos caras de la moneda se mostraron en Nueva York y Boston, cuando en la primera ciudad se preparan para un desfile el martes, en la otra, aunque en general no hubo mayores disturbios, la policía arrestó a 14 personas en un campus universitario.

La repetición fue tan buena como la original para los aficionados de los Giants de Nueva York cuando vieron el domingo a su equipo vencer 21-17 a los Patriots de Nueva Inglaterra de nuevo.

En Times Square, los aficionados salían de bares deportivos en la zona coreando: "¡Giants! ¡Giants! ¡Giants!".

Los conductores también gritaban mientras que los transeúntes ondeaban camisetas de Eli Manning.

La policía intentaba impedir que los transeúntes se aglomeraran en las esquinas, pero muchedumbres se agolpaban en todas las esquinas festejando con cualquiera vestido de blanco y azul como los Giants.

el alcalde de Nueva York que planeaba asistir al encuentro en Indianápolis, anunció que habría un desfile en la ciudad y una ceremonia para los campeones el martes.

"Big Blue (como se les conoce a los Giants) nos dieron un partido para recordar y el martes les vamos a ofrecer un desfile para recordar", dijo Bloomberg en un comunicado dado a conocer después del encuentro.

En cambio, en Boston cientos de policías que estaban cuidando las calles de la ciudad tuvieron poco que hacer mientras que los aficionados sufrían en tranquilidad la derrota de su equipo, sin embargo 14 personas fueron arrestadas en la Universidad de Massachusetts-Amherst cuando la policía intentó dispersar una bulliciosa muchedumbre.

"Estamos de verdad tristes ahorita", dijo Molly Mackenzie de Boston, que veía el encuentro en un bar cercano a Fenway Park (el estadio de los Medias Rojas de Boston) con dos amigos cuando los Patriots perdían por segunda ocasión en cinco años contra los Giants. Fue un buen juego. Muy cerrado".

Los policías de Boston se concentraron en las áreas cercanas a los campus universitarios y bares deportivos, donde previamente las celebraciones se han salido de control. Sin embargo, los aficionados salieron tranquilamente y se fueron.

Las cosas fueron un poco más agrestes en la Universidad de Massachusetts, donde la policía antimotines y a caballo usaron bombas de humo para dispersar a unos 1.500 estudiantes que se habían reunido en la principal zona residencial del campus luego del encuentro. Algunos llegaron a los puños, pero nadie salió con heridas tan graves como para ir al hospital y no se reportó daños a propiedad privada, dijo e portavoz Ed Blaguszewski.

Trece de los arrestados fueron estudiantes. Serán referidos al decano de la universidad para posibles acciones disciplinarias.

La policía en la zona de la universidad decidió dar una orden de dispersión 15 minutos después de que los estudiantes se empezaron a reunir. Les llevó 90 minutos despejar el área.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino