Una buena alternativa para escaparle al frio del invierno es hacerse una escapada a  Riviera Maya en México.

Momentos  antes  que el avión aterrice en el aeropuerto internacional de Cancún, se puede ver el agua del Mar Caribe en diferentes tonos  azules hasta transformarse en una franja  color turquesa  que en un suave vaivén baña  las playas de arena blanca de Riviera Maya

En  el siempre renovado  aeropuerto de Cancún los trámites aduaneros   son bastante rápidos aunque la salida  suele ser bastante caótica  gracias a la multitud de personajes que se le acercan para ofrecerle ayuda, cuando en realidad le están tratando de vender algo. La mejor manera  de evitarlos es ignorarlos con diplomacia y dirigirse al trasporte que lo va a llevar al hotel.

Las ofertas para viajar a la Riviera Maya son varias pero creo que las mejores opciones están en la internet, donde se puede comparar los precios y comodidades que ofrece cada hotel con la posibilidad de ver fotos, videos, comentarios y experiencias de otra gente.

Los precios varían de acuerdo a la época del año en que uno quiera viajar, el aeropuerto y cuantas escalas está dispuesto a hacer. A veces  solo cambiar cualquiera de estas variantes resulta en grandes ahorros.

Riviera Maya está situada a lo largo del Mar Caribe en el Estado de Quintana Roo con una extensión de 130 kilómetros de longitud, desde Puerto Morelos al norte hasta la localidad de Punta Allen. La región está rodeada de selvas vírgenes y playas paradisiacas.

La cantidad y variedad de hoteles da para todos los gustos y necesidades, desde los de lujo hasta los más simples y económicos. Los más populares son los que viene todo incluido, comidas, bebidas, deportes acuáticos (no motorizados) , night club y hasta espectáculo teatral todos las noches.

El Grand Palladium Kantenah

Se encuentra a un poco más de una hora  y media en auto, hacia el sur del aeropuerto de Cancún. La impresionante recepción y decoración del hotel nos transporta al tiempo de los Mayas, la atención y el servicio son excelentes, los restaurantes ofrecen varios tipos de comida, aunque generalmente  la variedad es muy similar en todos ellos. El hotel cuenta con varias piscinas para  todas las edades, hasta una solo para adultos donde se puede disfrutar de una gran variedad de tragos, leer un libro o simplemente descansar en total privacidad. La playa de inmaculada  arena blanca tiene  varias palapas y camas balinesas, para poder relajarse. El agua es tibia y transparente. Realmente es Grand Palladium es un hotel para descansar y disfrutar del excelente  servicio sin necesidad de salir jamás del hotel.

En el caso que desee hacerse una escapada o hacer algún tour, en el lobby del hotel siempre hay servicio de taxi esperando para llevarlo a donde guste con tarifas preestablecidas para no tener ninguna sorpresa, también desde el mismo hotel se puede contratar diferentes tours y para los mas aventureros pueden caminar hasta la ruta y tomarse un autobús o colectivos que lo llevan por precios realmente módicos a Playa del Carmen o a Cancún

Allegro Playacar

 Se encuentra a menos de una hora en auto del aeropuerto de Cancún  y  15 minutos caminado de la turística Playa del Carmen.

Para los que no les gustan los hoteles que parecen ciudades, el Allegro Playacar es el ideal. Ni la piscina, la playa o los restaurantes son demasiado grandes pero cumplen con las expectativas del turista más exigente.  El servicio al huésped en la recepción es excelente y la variedad de comidas es buena y cambia todos los días.

La playa quizás no sea lo mejor del hotel, como consecuencia del lento paso  del huracán Willma en octubre del 2005  que azoto las costas  del Caribe mexicano  y la falta de manglares que retiene a la arena y evita que sea eaerosionada por el mar, las playas de la zona se vieron seriamente afectadas y el Allegro Playacar también sufrió los daños y quedó con una playa muy pequeña.

Para recuperar las playas perdidas se usaron   usar unas bolsas gigantescas rellenas con arenas que parecen lomos de ballenas, ubicadas en el agua  a pocos metros de la orilla, que realmente son poco estéticas y hasta diría peligrosas.

Algo para destacar del Allegro Playacar, es su personal, la mayoría de los empleados trabaja en el hotel desde hace años  lo que hace que uno se sienta en un ambiente familiar y cordial.

Otra de las ventajas del Allegro es que a solo metros de la salida del hotel puede encontrar un moderno centro de compras y también puede caminar hacia el norte durante unos 15 minutos y llegar a Playa del Carmen,

La 5ta avenida que corre paralela al mar Caribe es la calle principal de Playa del Carmen, La avenida  está repleta  de negocios   donde  puede comprar cualquier tipo de artículo asi  como de disfrutar de la gran variedad de restaurantes autóctonos e internacionales.

Grand CocoBay Playa del Carmen

  Se encuentra prácticamente a pasos del centro de Playa del Carmen y al igual que el Allegro Playacar es un hotel no demasiado grande pero que ofrece lo necesario para una buena estadía.

Cuenta con dos restaurantes, uno a la carta en el que hay que hacer reservas anticipadas  y el otro para todos los días, donde se desayuna, almuerza y cena, es de destacar que las comidas son  variadas y de muy buen sabor. Otra variante para comer es El Palmar que se encuentra cerca de la piscina y ofrece diferentes snacks.

La playa que no es demasiado grande, tiene algunas palapas para los que deciden cubrirse del sol del Caribe. El agua es transparente y muy calma, quizás  por esta calma es el lugar elegido por los pescadores para anclar sus embarcaciones, lo que le da un paisaje bastante pintoresco  justo frente a la playa del Grand CocoBay,

La conserjería o recepción  es sin duda el punto flojo del Grand CocoBay. Luego de comunicarme telefónicamente y por correo electrónico con el gerente de recepción, cuando llegue al hotel  la recepcionista, sin bienvenida de por medio, no tenía idea que tipo de habitación me correspondía, luego de aclarar este punto me envió a la habitación con vista al mar, que para mi sorpresa ya estaba ocupada por otros huéspedes, de vuelta  al mostrador de recepción y aclarado este punto, finalmente me mando a otro cuarto que no tenía que compartir con ningún otro turista.

Mi próximo contacto con la recepción fue cuando tuve que pedir cobijas para las camas y más tarde para pedir el control remoto para poder ver la televisión. Otro dato curioso es que cobran una tarifa para poder usar la caja de seguridad que está en el cuarto

Sin contar la ineficiencia de la recepción del hotel, sus empleados son excelentes y lo harán disfrutar de unas merecidas vacaciones, es de destacar que los Margaritas son inmejorables

Buena suerte y felices vacaciones

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino

Agréganos en facebook.com/foxnewslatino