TORREÓN, Mexico.- El mexicano Marco Antonio Rubio está confiado en destronar a su compatriota Julio Cesar Chávez Jr. del título mundial de peso Medio CMB este 4 de febrero y festejará al día siguiente con carne asada y cervezas en San Antonio, Texas.

TOP 10: Aquí está lo mejor del boxeo mundial.

"Veneno" Rubio tiene gran motivación e ímpetu por consagrarse campeón del mundo en el Alamodome, que ya planea disfrutarlo junto a todos sus fans al siguiente día del combate, con una carne asada y las famosas "chelas" (cervezas) en una plaza pública.

El consumo será costeado por el mismo peleador, quien siempre estará agradecido por el apoyo del público y en esta ocasión está convencido que habrá festejo porque en su mente sólo habita la palabra triunfo rumbo al duelo que le espera ante Chávez Jr, por el cetro mundial medio CMB.

GALERÍA: Las peleas más esperadas en 2012.

El festejo está programado el 5 de febrero y en ese lugar habrán pantallas gigantes para seguir el Súper Tazón entre Patriotas de Nueva Inglaterra y Gigantes de Nueva York, por lo que Rubio espera alrededor de mil aficionados mexicanos para vivir una fecha inolvidable, con el cinto verde y oro en su poder, como es su deseo.

En San Antonio la gente tiene bien ubicado a Marco Antonio Rubio, pues radicó unos años allá, de ahí que ahora los llame para ser parte de un festejo que ya tiene en mente y está seguro que nadie se lo echará a perder.

A menos de dos semanas de la pelea con el JC, "Veneno" está seguro que habrá nuevo campeón del mundo en las 160 libras, avalado por el Consejo Mundial de Boxeo.

Rubio sabe que el día de la pelea habrá mucha gente apoyándolo y deseando que destrone a Chávez, situación que lo motiva al doble para subir al ring y demostrar su clase y sus mejores argumentos boxísticos, que explotará desde el mismo primer round.