El presidente de Perú, Ollanta Humala, dejó entrever el miércoles que el conflicto que mantiene su gobierno con Telefónica por unos impuestos atrasados no afectará al proceso de renovación de licencias de telefonía móvil de la empresa española en el país sudamericano.

La recaudadora fiscal (Sunat) dijo en 2011 que Telefónica adeudaba hasta 2.300 millones de soles (851 millones de dólares) por impuestos de los años 2000 y 2001. La empresa, que busca renovar sus licencias de telefonía móvil en el país, pone en duda esta cifra.

"Un tema es el aspecto judicial tributario y otra cosa es el tema de renovación de las licencias y contratos", dijo Humala en rueda de prensa junto a su colega español Mariano Rajoy en Madrid. "Un tema lo ve la superintendencia de la administración tributaria, que pertenece al Ministerio de Economía y Finanzas, y el otro tema lo ve el Ministerio de Transportes y "Comunicaciones".

"Por lo tanto, creo que está clara la respuesta", agregó.

Humala se convirtió en el primer mandatario latinoamericano en visitar España tras la victoria electoral del conservador Partido Popular y la llegada al poder de Rajoy en diciembre.

Después de entrevistarse con el rey Juan Carlos de Borbón, Humala mantuvo un encuentro con Rajoy, en el que abrió las puertas de Perú a una mayor inversión extranjera para afrontar proyectos energéticos y de infraestructuras, entre otros.

"Es importante hoy día señalar las fortalezas que tiene América Latina para el flujo de inversiones", afirmó Humala. "En el caso del Perú, tenemos superávit fiscal, crecimiento del 7%, un nivel relativamente bajo de endeudamiento y un clima de estabilidad macroeconómica".

"El gobierno cumple lo que firma. Abrimos las puertas a las diferentes inversiones que vengan", añadió.

En ese sentido, Humala dijo que su reunión con empresarios españoles el jueves y la escala que realizará en el Foro Económico de Davos, Suiza, a partir del viernes servirán para dar a conocer Perú y la región como lugar para recibir inversiones y capital extranjero.

Rajoy recordó que España es el primer socio comercial de Perú y señaló que cualquier nueva inversión española al otro lado del Atlántico contribuirá a paliar la crisis económica, que ha disparado la tasa de desempleo del país ibérico al 21,5%.

Asimismo, se comprometió a acelerar la entrada en vigor del acuerdo comercial multipartes de la Unión Europea con Perú y Colombia. El tratado se suscribió en la Cumbre Unión Europea-América Latina-Caribe celebrada en mayo de 2010 en Madrid, pero debe ser ratificado por los Parlamentos de los 27 países del bloque europeo.

El acuerdo, similar a un tratado de libre comercio, permitirá a Perú la desgravación inmediata para el 93% de sus exportaciones, incluyendo el 95% de los productos agrícolas, como espárragos, paltas, café y alcachofas, entre otros.

"Esperemos que el Parlamento español sea el primero (en aprobarlo)", afirmó Rajoy.

"Estamos agradecidos al apoyo de España para que de una vez se concluya el acuerdo y podamos ponerlo en vigor", señaló Humala.

El presidente peruano también confirmó su presencia en la próxima Cumbre Iberoamericana, que tendrá lugar en la localidad española de Cádiz en noviembre.

Será la toma de contacto más importante de Rajoy con los dirigentes de América Latina, a pesar de que el foro que reúne a España y Portugal con las naciones latinoamericanas ha perdido fuelle en los últimos años.

"Si le ponemos más imaginación, vamos a encontrar más espacios para políticas conjuntas en Iberoamérica", consideró Humala.

Los dos mandatarios también hablaron de estrechar relaciones en el ámbito cultural y Humala se mostró muy interesado en fomentar la llegada de estudiantes peruanos de intercambio a España.