La canciller alemana Angela Merkel defendió su agenda de reformas para los países más endeudados de la eurozona y advirtió que Alemania no tiene recursos infinitos para seguir ayudando a otras naciones europeas.

En una entrevista con seis diarios europeos publicada el miércoles, Merkel restó importancia a la creciente urgencia de los 17 países de la eurozona para que amplíen sus reservas de contingencia, lo que contrarió los comentarios de la directora del Fondo Monetario Internacional Christine Lagarde, que pidió esta semana un aumento de 500.000 millones de euros (650.000 millones de dólares) en el fondo permanente de rescate de la eurozona.

Alemania considera que, de momento, no hay necesidad de aumento alguno y agregó que una revisión de esa cifra fue ya planeada para marzo. "No tiene sentido el seguir prometiendo más dinero sin combatir las causas de la crisis", dijo Merkel en la entrevista.

En España, destacó, el desempleo juvenil es altísimo "y ello es debido igualmente a la legislación" laboral, lo que el nuevo gobierno conservador ha prometido enmendar.

"Con todos esos miles de millones en ayuda y fondos de rescate, nosotros los alemanes debemos vigilar para no perder a la postre nuestra fortaleza, porque nuestros recursos tampoco son infinitos y ello no ayudaría a Europa en su conjunto", agregó Merkel.

"Hemos mostrado solidaridad, pero no debemos olvidar la propia iniciativa" de los países afectados, insistió la canciller. El diario alemán Sueddeutsche Zeitung publicó la entrevista junto con el británico The Guardian, el español El País, el francés Le Monde, el italiano La Stampa y el polaco Gazeta Wyborcza.

Alemania es la economía más grande de la eurozona, encabezando las gestiones para rescatar a los países en apuros financieros pero insistiendo en la austeridad del gasto público, pero Merkel ha dado últimamente prioridad al crecimiento económico, pese a que sigue oponiéndose a planes de estímulo, por creer que carece de sentido combatir la crisis con un mayor endeudamiento.