Kevin Love se queda con los Timberwolves de Minnesota.

Love y el equipo acordaron el miércoles una extensión de contrato de cuatro años que podrá tener un valor de 60 y 62 millones de dólares, un pacto que incluye una opción del jugador para renovar en el último año.

El ala-pívot y el equipo se habían fijado hasta las 11 de la noche (hora local) del miércoles como plazo para concretar la extensión. En caso contrario, Love se hubiese convertido en un agente libre con restricciones al final de esta campaña.

Love, quien se encontraba en Dallas para un partido contra los Mavericks el miércoles, dijo que el dueño del equipo, Glen Taylor, y el presidente de operaciones, David Kahn, no quisieron darle un contrato de cinco años.

"¿Qué si quería cinco años? Claro que sí", dijo Love. "Era algo que deseaba mucho, pero un acuerdo de cuatro años no deja de ser bueno".

Oklahoma City acaba de darle a Russell Westbrook un contrato de cinco años y Chicago hizo otro tanto con Derrick Rose, el vigente Jugador Más Valioso de la liga.

"Ellos juegan en posiciones diferentes", dijo Love al advertir que los equipos de Westbrook y Rose son candidatos al título.

Los Wolves, en tanto, no se clasifican a los playoffs desde 2004.

"Me gusta la dirección que ha tomado el equipo", dijo Love. "Me gusta la juventud, los nuevos jugadores, estamos cerca y disputando partidos reñidos".

Admitió que estuvo inseguro sobre si el acuerdo iba a ser concretado.

Love figura quinto en la liga con 24,9 puntos por partido, segundo con 13,9 rebotes y primero con 39,4 minutos disputados.

Se ha convertido en el rostro del equipo, además del español Ricky Rubio, y un pilar en la estructura armada por el entrenador Rick Adelman.

Love cumple su cuarta temporada en la NBA. Es hijo de un ex jugador de la liga y sobrino de un integrante de la banda de rock Beach Boys.

Fue el líder de rebotes la pasada temporada y se convirtió en el primer jugador en más de dos décadas que logró 30 rebotes y 30 puntos en el mismo partido.