Newt Gingrich ridiculizó el miércoles la propuesta de su rival por la candidatura presidencial del partido republicano, Mitt Romney, de que los inmigrantes sin autorización para permanecer en el país se autodeporten y aseguró que sería inhumana.

Pero Romney arremetió contra Gingrich diciendo que "es muy triste que un candidato (de su mismo partido político) recurra a ese tipo de términos inapropiados". Aseguró también que Gingrich dijo que apoyaba la autodeportación al ser interrogado en un programa televisivo.

Para descalificar las aseveraciones de su contrincante interno y ganarse la simpatía de los electores latinos, Romney manifestó ante un auditorio repleto de hispanos que apoya la inmigración.

"No soy antiinmigrante. Soy proinmigración. Me gusta la inmigración", aseguró Romney en una entrevista con el canal de televisión Univision.

"La inmigración ha sido una fuente extraordinaria en este país ... Los inmigrantes crean más negocios que la población nacida en Estados Unidos", aseguró en un intento por mejorar su imagen como un político de mano dura en temas relacionados con la inmigración.

Unas horas antes, en otra entrevista separada con Univision, Gingrich fustigó las propuestas de inmigración que Romney ha delineado durante su campaña por convertirse en el candidato republicano a la presidencia.

"Que Romney piense que la abuela de alguien se va a ver tan afectada que va a decidir autodeportarse, esto es una fantasía digna de un (presidente Barack) Obama", manifestó el aspirante presidencial.

Para Gingrich, la propuesta de Romney refleja un candidato que vive "en un mundo de cuentas bancarias de Suiza y las Islas Caimán".

"Muestra que no se preocupa por el aspecto humano de la gente que está aquí", aseguró Gingrich.

Romney expresó recientemente que no realizaría deportaciones masivas sino que impediría que los inmigrantes sin la debida documentación consigan empleo para que ellos mismos decidan volver a sus países, lo que calificó como "autodeportación".

Quienes apoyan esa iniciativa consideran que la inmigración sin autorización podría disminuir si el gobierno niega beneficios públicos y otros documentos a los inmigrantes que permanecen sin documentación. Así, sostienen, no les quedaría otra opción más que salir del país de manera voluntaria.

Se estima que unos 11 millones de inmigrantes viven sin autorización legal en Estados Unidos.

Gingrich y Romney llegaron al sur de la Florida para tratar de captar el voto hispano para las primarias del 31 de enero y están participando en diversas actividades con las comunidades latinas. Sus anuncios publicitarios aparecen también con frecuencia en los medios hispanos locales.

Florida es un estado clave en la contienda electoral y el primer estado de los que han realizado internas republicanas en el que el voto hispano tiene un peso considerable: el 13% de los votantes registrados son hispanos.

A diferencia de otros estados, Florida tiene un voto latino indefinido que puede favorecer tanto a los demócratas como a los republicanos. Los electores son mayoritariamente cubanos-estadounidenses en la zona sur del estado y puertorriqueños hacia el área central.

Tanto los cubanos como los puertorriqueños tienen el camino allanado para la residencia legal en el país, por lo que los temas de inmigración no les afectan de manera directa. Sin embargo, la población hispana se ha diversificado en la Florida, donde viven cada vez más latinoamericanos para los que el tema de inmigración resulta primordial.

Ambos precandidatos hablaron también de la economía estadounidense y de Latinoamérica, entre otros temas. Las entrevistas fueron en inglés y serán transmitidas en los noticieros de Univision y en el programa dominical "Al Punto".

Tras referirse a la propuesta de inmigración de Romney, Gingrich reiteró que está en favor de un programa de trabajadores invitados para controlar así el ingreso de inmigrantes al país.

"Quiero más y no menos inmigración legal", sostuvo.

Gingrich, en tanto, describió a América Latina como un "socio".

"Tenemos un interés inmenso en México... Tenemos un gran interés económico en toda América Latina", aseguró Gingrich.

Mientras tanto, no sólo Romney se quejó de las tácticas utilizadas por su rival para descalificarlo.

Un grupo de líderes hispanos escribió una carta abierta a Gingrich pidiéndole que quite de la radio un aviso publicitario en español en el que dice que Romney es "antiinmigrante".

"Este aviso no es verdadero, es ofensivo e indecoroso para un candidato que aspira obtener la nominación para presidente", dice la carta firmada por el ex secretario de Comercio Carlos Gutiérrez y el ex senador de Florida Mel Martínez, entre otros.

"Le estamos escribiendo hoy para que quite este aviso radial ofensivo", agrega.

Los firmantes aseguran que es contraproducente que un precandidato republicano refuerce los ataques del presidente Obama, además de ayudarlo a conseguir su reelección.

Sin embargo, los demócratas fueron incluso más allá, y señalaron que Romney defiende "las políticas más extremistas sobre inmigración entre los aspirantes republicanos a la candidatura".

En un comunicado que constituyó una respuesta a las declaraciones de Romney en el foro con Univision, el Comité Nacional Demócrata dijo que Romney se ha manifestado en contra de propuestas como la del DREAM Act, que abriría una vía para que obtengan la ciudadanía los inmigrantes sin permiso que completen la educación universitaria o sirvan en las fuerzas armadas.

"Pese a sus afirmaciones de que no es 'antiinmigrante' en el foro realizado hoy con Univisión, Mitt Romney ha adoptado las políticas migratorias más extremistas entre los republicanos, al decir que vetaría el DREAM Act (apoyado por sus propios asesores republicanos), señalar que todos los inmigrantes indocumentados deberían autodeportarse e incluso abrazar el respaldo de figuras controversiales, como Kris Kobach (secretario del estado de Kansas), quien fue el arquitecto de algunas de las leyes antiinmigrantes más excesivas en un estado", indicó el Comité.

___

Gisela Salomón está en Twitter como @giselasalomon