El gobierno afirmó el miércoles que la economía crecerá en el 2012 pese a que Argentina no contará con "vientos favorables" debido a la crisis en el mundo desarrollado.

"Vamos a tener un año con crecimiento, vamos a seguir creando empleo, vamos a mantener un mercado interno robusto y la gente va a seguir teniendo trabajo, independientemente, y no podemos desconocer esta situación, de que de afuera no vienen vientos favorables", dijo el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, a radio La Red.

Según el funcionario, el gobierno de la presidenta Cristina Fernández, reelegida en octubre para otro mandato de cuatro años, "tiene muy en claro que el modelo que hay que fortalecer tiene como norte el crecimiento, el empleo, la inclusión social... esto lo vamos a seguir haciendo y vamos a tener un buen año como lo fue el año pasado".

El presupuesto de 2012 prevé un crecimiento este año de 5,1%, lo que analistas privados ven sobreestimado.

Todavía se desconoce cuál fue el crecimiento en todo 2011. Según los últimos datos oficiales conocidos, entre enero y noviembre de ese año hubo un crecimiento de 9,1% respecto a igual periodo de 2010.

El Fondo Monetario Internacional redujo el martes en 0,4% la proyección de crecimiento para 2012 en América Latina y el Caribe el cual se ubicaría en 3,6% para el 2012 y lo atribuyó a la recesión de 0,5% que enfrentará la zona euro debido a sus problemas de endeudamiento público.

En línea con lo que ha dicho el gobierno en varias ocasiones, Lorenzino también afirmó que Argentina arreglará la renegociación del pago de la deuda contraída con el Club de París --integrado por Estados Unidos y países europeos, entre otras naciones-- cuando se llegue a "un punto de acuerdo" entre "lo que requiere Argentina y lo que es aceptable para los acreedores". La deuda asciende a más de 6.500 millones de dólares.

"Argentina siempre va a buscar que la solución a la cual se llegue con respecto a su deuda siempre sea aceptable y sustentable para los intereses del país. Seguimos trabajando con nuestros acreedores con este objetivo en mente que es el que marca la presidenta", explicó Lorenzino.

El ministro descartó "cualquier posibilidad de movimientos bruscos en el dólar", la divisa estadounidense, que se ha fortalecido respecto al peso argentino en los últimos meses, cotizaba el miércoles a 4,35 pesos.