El ministro sirio del Exterior dijo el martes que "medio universo" conspira contra su país, luego de que varias naciones del Golfo Pérsico anunciaron el retiro de sus observadores de una misión de la Liga Arabe en Siria porque Damasco ha sido incapaz de poner fin a 10 meses de violencia.

Crecen las presiones internacionales sobre Siria, no sólo de Occidente sino también, en forma creciente, de los países árabes. La ONU calcula que más de 5.400 personas han muerto desde el comienzo de la insurrección en marzo, provocada por el arresto de un grupo de adolescentes que pintaban leyendas contra el gobierno en una ciudad del sur.

El canciller Walid al-Moallem dijo el martes en Damasco que el gobierno tomará todas las medidas necesarias para enfrentar el caos, con lo que pareció indicar que la represión continuará.

Siria sostiene que la revuelta no es impulsada por indignados que promueven cambios en uno de los estados más autoritarios del Medio Oriente sino por pandillas armadas al servicio de un complot internacional.

"El gobierno sirio tiene el deber de tomar las medidas que considera necesarias para enfrentar a esos grupos armados que provocan el caos", dijo al-Moallem en una conferencia de prensa televisada.

Está claro, añadió, que algunos países árabes se han sumado a la conspiración contra Siria, en transparente alusión a los países del Golfo Pérsico y a la Liga Arabe, que el domingo exhortó a Damasco a instalar un gobierno de unidad nacional en dos meses.

Según el plan, el presidente Bashar Assad otorgaría a su vicepresidente plenos poderes para cooperar con ese gobierno propuesto y facilitarle sus tareas durante un período de transición.

Damasco rechaza el plan por considerarlo una violación de la soberanía nacional.

La decisión de las naciones del Golfo de retirar a sus observadores es un revés para la misión de la Liga Arabe, muy controvertida pero que muchos consideraban la única esperanza para una solución árabe a la crisis en Siria, evitando una intervención extrarregional.

El Consejo de Cooperación del Golfo pidió al Consejo de Seguridad de la ONU que tome las "medidas necesarias" para obligar a Damasco a aplicar el plan de paz de la Liga Arabe.

___

Los periodistas de The Associated Press Bassem Mroue y Elizabeth A. Kennedy en Beirut, y Abdullah al-Shihri en Riad, Arabia Saudí, contribuyeron a este despacho.