Una niña de cinco años de origen salvadoreño fue sometida el martes con éxito a un trasplante de médula ósea que recibió de su hermana mayor, quien llegó a Estados Unidos después de una dura batalla para que el gobierno le otorgara una visa humanitaria.

Yarelis Bonilla, que sufre leucemia, se sometió a la delicada operación sin problemas, dijo el doctor Alfred Gillio, del Centro Médico de la Universidad de Hackensack, a The Associated Press.

"Se le introdujo la sangre de forma intravenosa durante una hora aproximadamente", dijo el especialista. "Todo fue bien y ahora la vamos a monitorear muy de cerca cada día".

La historia de la pequeña conmocionó hace un mes a la comunidad hispana de Nueva York y Nueva Jersey. Fotos de la pequeña sonriendo, pero sin pelo debido a las sesiones de quimioterapia, llenaron las portadas de los diarios hispanos.

Aún así, lograr que la hermana de siete años, Giselle Bonilla Ramírez, aterrizara en Estados Unidos desde El Salvador para salvar la vida de Yarelis no fue fácil. Giselle llegó finalmente a finales de diciembre, después de recibir la visa humanitaria. Previamente el Departamento de Estado le había negado dos veces un pedido de visa de visitante que le habría permitido permanecer en el país por tres meses.

No fue hasta que el senador Robert Menéndez envió personalmente la solicitud de la familia al jefe del servicio de inmigración y ciudadanía que la adolescente llegó al país.

El abuelo paterno, Gertrudis Ramírez, dijo el martes que la hermana mayor fue operada primero durante más de 40 minutos.

"La niña (Giselle) está bien. La van a dar de alta hoy", dijo el salvadoreño, nacido en el departamento de Cabañas, a la AP. "Está cansada pero ya comió".

Ramírez dijo que aunque les gustaría quedarse con Giselle en Estados Unidos cumplirán con lo prometido al gobierno y devolverán a la niña a su país natal tras cumplirse los 90 días de visado. Yarelis es ciudadana estadounidense porque nació en el país, pero Giselle vive con su abuela en El Salvador.

Gillio dijo que la pequeña enferma lleva 10 días en el hospital, sometiéndose a radiación y quimioterapia para prepararse para la operación. Ahora deberá quedarse de cuatro a seis semanas más en el Centro Médico de la Universidad de Hackensack para ver cómo responde al trasplante.

"No podemos predecir que ocurrirá, pueden darse efectos secundarios, pero esperamos que todo irá bien y que esto curará su leucemia", dijo el especialista.

Menéndez dijo que espera que Yarelis responda positivamente al tratamiento.

"El caso de esta niña tan especial nos tocó a todos en Nueva Jersey y es sumamente gratificante saber que finalmente esté recibiendo el trasplante de médula ósea que necesita", dijo el senador a la AP en un mensaje de correo electrónico. "Nuestros pensamientos y oraciones están con ella y con su familia".

___

Claudia Torrens está en Twitter como @ClaudiaTorrens