Un juzgado penal negó el martes una solicitud de nulidad de la acusación proferida por la Fiscalía en contra del detenido ex alcalde de Bogotá Samuel Moreno por delitos relacionados con presunta corrupción administrativa durante su gestión.

La determinación fue adoptada por un juzgado penal de Bogotá luego de la petición que en ese sentido había hecho a primera hora Jorge Arenas Salazar, abogado de Moreno, y con la que pretendía que a su cliente se le otorgara la libertad provisional.

En vista de la negativa, Moreno seguirá sometido al proceso judicial.

En un complejo judicial del centro de Bogotá, y en la primera audiencia pública que se sigue contra Moreno, Arenas le había pedido al juzgado la nulidad del caso con el argumento de que al ex alcalde se le atribuyeron, sin pruebas, actuaciones delictivas de terceros.

Según dijo el defensor, al ex alcalde se le acusó por aparentes irregularidades cometidas por su hermano Iván Moreno --también detenido-- y por contratistas y personas que en épocas pasadas fueron cercanas al Distrito Capital.

Pero en respuesta a la solicitud de Arenas, el juzgado aseguró que hasta este momento la actuación de la Fiscalía había estado ajustada a la ley. Ahora será el Tribunal Superior de Bogotá el que, en segunda instancia, dirima el debate planteado por el defensor del ex burgomaestre.

El fiscal Ricardo González había acudido a la diligencia con el objetivo de acusar a Moreno por los crímenes de "interés indebido en la celebración de contratos", "peculado por apropiación a favor de terceros" y "concusión", este último definido en la ley colombiana como el servidor público que abuse de su cargo o de sus funciones y con ello induzca a alguien a dar o prometer a ese mismo servidor o a un tercero dinero o cualquier otra utilidad.

De acuerdo con la Fiscalía, Moreno --que gobernó Bogotá de 2008 a 2011-- se expone a unos 15 años de prisión en caso de ser hallado culpable en un juicio público que se presume durará meses.

El ex alcalde fue detenido en septiembre de 2011 y desde entonces se encuentra recluido en una instalación policial en Bogotá.

De acuerdo con la Fiscalía, firmas contratistas de obras de infraestructura apoyaron a Moreno como candidato a la Alcaldía de Bogotá en 2007 y también respaldaron a su hermano Iván Moreno al Congreso en los comicios legislativos de 2010 a cambio de la adjudicación de obras cuando resultara elegido alcalde.

La Fiscalía no ha detallado el monto de ese presunto financiamiento electoral a los Moreno, nietos del ex presidente colombiano Gustavo Rojas Pinilla (1953-1957).

Iván Moreno también está en prisión desde fines de abril por orden de la Corte Suprema de Justicia, que lleva su caso por su condición de legislador.

Los hermanos Moreno han negado haber cometido cualquier ilegalidad.

Según la Fiscalía, en irregulares contratos para obras de infraestructura de Bogotá --como calles y avenidas que no fueron concluidas-- el erario fue desfalcado en unos 1.200 millones de dólares.