La ya legendaria campaña del Mirandés en la Copa del Rey llegó el martes a semifinales cuando el equipo semiprofesional de tercera división venció 2-1 al Espanyol en el descuento y clasificó por haber marcado más goles de visitante.

La ida en Barcelona había terminado 3-2 a favor del equipo de primera y la vuelta en el estadio Municipal de Anduva para 6.000 personas también parecía decidida a su favor luego que Rui Fonte marcó el 1-0 a los 46 minutos.

Pero el Mirandés había tenido las mejores posibilidades y diez minutos después el empleado bancario más famoso de la zona, Pablo Infante, goleador de la Copa, marcó su sexto gol del torneo para empatar.

En el segundo minuto de descuento, Infante mandó un centro desde la izquierda que César Caneda cabeceó al primer palo para marcar el gol de la clasificación.

"Quiero dar las gracias a toda España, que ha estado con el Mirandés", dijo Infante a la televisión mientras el público invadía el terreno para festejar.

"No soy el ídolo de nada, el ídolo somos todos. Todos corremos, todos peleamos y todos luchamos", agregó. "Mañana hay que ir a currar (trabajar), pero esta noche vamos a disfrutar un poquito. Que no salgamos de esta rutina".

El Espanyol de Mauricio Pochettino se convirtió así en la tercera víctima de primera división del Mirandés, que en las dos fases anteriores había eliminado al Villarreal y al Racing de Santander.

El Mirandés es el tercer equipo de tercera que llega a semifinales de la Copa y el primero desde que Figueres lo logró en 2002. En esa instancia, enfrentará al ganador de la serie entre el Athletic de Bilbao y el Mallorca.