El toletero dominicano Carlos Peña se mostró entusiasmado el martes de volver a los Rays de Tampa Bay para aumentar las esperanzas de una nueva campaña en playoffs.

El primera base de 33 años regresó en forma oficial al club al que ayudó a ir a la postemporada en 2008 y 2010 luego de pasar un examen médico el martes. Luego de jugar en 2011 con los Cachorros de Chicago, la semana pasada había aceptado un contrato de un año por 7,25 millones de dólares.

"Estaba muy entusiasmado incluso cuando pensaba que existía esta posibilidad", dijo Peña en una conferencia de prensa en el Tropicana Field. "Tengo muchos recuerdos excelentes aquí. Espero crear algunos aún mejores".

Peña jugó para los Rays cuatro temporadas entre 2007 y 2010, en que promedió 36 cuadrangulares, 102 remolcadas y 93 boletos. Recibió el premio a la mejor recuperación de la Liga Americana en 2007 y fue estelar en 2009.

Una de las prioridades para Tampa Bay este receso era agregar potencia ofensiva a un plantel que el año pasado terminó octavo en anotaciones en la Americana. Peña es el líder histórico de jonrones del equipo.

"Soy muy optimista respecto al futuro para mí y, más importante aún, para el equipo", dijo el dominicano, que elogió la plantilla actual de Tampa Bay.

Peña se fue de los Rays en el receso antes de la temporada pasada, cuando el equipo recortó su presupuesto para salarios en forma drástica.

Pese a perder también a Carl Crawford, Matt Garza y casi todo el bullpen, Tampa Bay se sobrepuso en septiembre a una desventaja de nueve partidos en la lucha por el comodín y llegó a los playoffs por tercera vez en cuatro años.