La disputa de los aspirantes republicanos en Florida y más allá prolongó el martes el debate de la víspera, con ataques mutuos entre Mitt Romney y Newt Gingrich sobre la declaración de impuestos del primero — y una cuenta bancaria en Suiza ahora cerrada — y los honorarios de Gingrich por su trabajo de consultor.

Romney, cuyo patrimonio neto está calculado en 250 millones de dólares, cerró una cuenta bancaria en Suiza en 2010, cuando iniciaba su campaña, según documentos divulgados por sus colaboradores el martes.

También tenía dinero en las islas Caimán, otro lugar preferido por los inversionistas que buscan proteger sus ingresos de los impuestos estadounidenses. Sus colaboradores dijeron que Romney no evadió impuestos.

El ex gobernador de Massachusetts pagó 3 millones de dólares en impuestos por 22 millones en ingresos en 2010 e indicó que pagaría aproximadamente lo mismo este año: 3,2 millones en impuestos por 21 millones en ingresos.

Aunque Romney cedió a las presiones y divulgó más de 500 páginas de documentos fiscales, Gingrich siguió atacándolo por "deshonestidad flagrante" al acusarlo a él de tráfico de influencias a favor de la gigantesca firma estadounidense de préstamos hipotecarios Freddie Mac.

El ex presidente de la Cámara de Representantes destacó la ironía de las acusaciones de Romney, quien era accionista de Freddie Marc y su entidad hermana Fannie Mae, según se reveló en el debate del lunes por la noche.

"Yo no tengo acciones de Fannie Mae y Freddie Mac y él sí, de modo que se puede suponer que se estaba enriqueciendo", dijo Gingrich por el canal noticioso Fox.

La disputa entre el acomodado Gingrich y el adinerado Romney agradó a Rick Santorum, que si bien está muy retrasado en las encuestas, espera mejorar de cara a las internas del 31 de enero. "Los otros dos precandidatos tienen defectos graves", dijo en entrevista por la cadena MSNBC.

Durante la jornada, Romney volverá su atención brevemente al presidente Barack Obama, quien por la noche pronunciará su discurso sobre el Estado de la Unión y luego asistirá a un acto de campaña dedicado a los problemas de vivienda en la Florida.

Gingrich prevé actos en St. Petersburg, Sarasota y Naples, todos en la Florida.

El representante Ron Paul, quien no interviene en las internas de Florida, regresó a Texas después del debate del lunes. Santorum tiene actos previstos con el movimiento conservador Tea Party, al que le exhortará a que le ayude a dar nuevas fuerzas a su campaña.