Los teléfonos BlackBerry dejaron de ser el juguete obligado para el envío de mensajes y se convirtieron en un aparato anticuado, esto sólo en unos cuantos años.

El nuevo director general de Research In Motion Ltd., la empresa fabricante de los teléfonos, dijo que los aparatos tienen el potencial de regresar a los primeros planos de la demanda con un nuevo sistema operativo, pero los analistas se muestran escépticos.

El domingo renunciaron los dos directores generales de la empresa canadiense. El nuevo hombre en el cargo, Thorsten Heins, fue director de operaciones de la firma.

Aun cuando la compañía tiene profundos problemas financieros y las acciones de la misma cayeron 89% respecto de su precio más alto alcanzado en 2008, Heins descartó el lunes que su nombramiento signifique un "cambio sísmico" en la compañía.

Expresó confianza en el curso que marcaron sus predecesores y que depende en la renovación del sistema operativo.

El nuevo sistema se llama BlackBerry 10 y lo llevarán los nuevos superteléfonos que saldrán a la venta a finales de año.

Los adoradores del BlackBerry se regocijarán con esta mejora. El nuevo sistema operativo se basa en el QNX, el cual tiene grado industrial y gobierna dispositivos que necesitan funcionar de manera muy confiable, como direccionadores centrales de internet y monitores de anestesia.

Esto significa que el sistema operativo constituye una plataforma estable que puede dar a los BlackBerry nuevo aspecto y dotarlos de nuevas capacidades. El BlackBerry 10 tendrá una interfaz de usuario completamente nueva, construida desde la base para ingresar con toque de pantalla y será "muy fluida", señaló Heins en entrevista.

Sin embargo, para BlackBerry equivale a desechar su propio sistema operativo — peculiar y ahora anticuado — que introdujo por primera vez en 1999, y adoptar un sistema operativo liso, que se orienta con el tacto, muy parecido al Android, el sistema del popular superteléfono de Google Inc., y el del iPhone.

Heins dijo que el BlackBerry 10 es "extremadamente competitivo" en insistió en que Research In Motion Ltd. (RIM) "no participa en una carrera de convergencia" con los fabricantes de los demás sistemas operativos móviles.

Puso énfasis en que el BlackBerry 10 será "multitareas", con la capacidad de procesar diversas aplicaciones al mismo tiempo. En este aspecto, el sistema operativo Android de Google Inc. y el sistema operativo del iPhone lo ofrecen en una forma limitada.

Los especialistas que desarrollan los programas informáticos para los teléfonos móviles por lo general se mantienen distantes de los sistemas multitarea completos porque este tipo acortan considerablemente la duración de las baterías.

El sistema multitarea mejorado fue uno de los sellos del webOS de Palm Inc cuando lo sacó al mercado en 2009, pero eso no lo salvó de las dificultades.

Un aspecto que podría seducir a los compradores: el nuevo programa informático ampliará considerablemente la opción de aplicaciones, porque permitirá que funcionen las preparadas para Android. Existen cientos de miles de aplicaciones de este tipo, pero se desconoce cuantas de ellas funcionarán sin alteraciones con el BlackBerry 10.

La PlayBook, la computadora tipo tableta de RIM, funciona con una versión preliminar del BlackBerry 10. RIM tenía grandes expectativas con la PlayBook, cuando la sacó a la venta en abril de 2011, pero rápidamente se vio obligada a reducirle el precio en una forma muy marcada.

En diciembre, el precio de las tabletas se redujo de 500 a 200 dólares, abajo del costo de fabricación. RIM amortizó inventarios por 485 millones dólares.

La PlayBook también ilustra el gran desafío que RIM afronta con el cambio de sistemas operativos. La tableta fue sacada a la venta sin una aplicación de correo electrónico, al parecer debido a que es muy difícil hacer que el QNX funcione con los servidores de RIM que hacen las derivaciones de los correos electrónicos.

Los expertos que desarrollan las aplicaciones también tendrán que readaptar sus herramientas a fin diseñar los programas para el sistema BlackBerry 10, lo cual podría suponer un gran obstáculo.

"La plataforma afronta el riesgo de sufrir, como muchas otras, el mismo problema de la gallina y el huevo: los usuarios no comprarán un aparato sin aplicaciones y los que las desarrollan no crearán una plataforma sin usuarios", dijo Jan Dawson, analista de Ovum.

Sin embargo, el principal problema que los analistas ven con el BlackBerry 10 es la temporada tan tardía en la que saldrán a la venta los teléfonos con el nuevo sistema operativo. La fecha original era a principios de 2012 y después fue aplazada para finales de año.

Para cuando salgan al mercado los aparatos con el BlackBerry 10, habrán pasado más de cinco años desde que Apple sacó a la venta su primer iPhone y dictó el nuevo patrón de los sistemas operativos para lo teléfonos móviles.

Incluso si el sistema BlackBerry 10 hace más competitivos a los teléfonos que lo utilicen, esto no significa que tendrá la capacidad para revertir las dificultades financieras de RIM.

No es alentadora la historia de los fabricantes de teléfonos móviles que intentan recuperarse tras haber caído en baches difíciles, destacó el analista Tavis McCourt.

"De hecho, no se me ocurre un sólo caso de recuperación plena en la era de los superteléfonos", escribió McCourt.

___

El periodista de The Associated Press Robert Gillies, en Toronto, contribuyó a este despacho.