Los Marineros y los Yanquis cerraron el lunes un traspaso de cuatro jugadores por el que el lanzador estelar dominicano Michael Pineda pasó a Nueva York a cambio del joven toletero venezolano Jesús Montero.

"Puede ser por mucho el mejor jugador que he transferido", manifestó el gerente general de los Yanquis Brian Cashman, en un indicio de que el talento de Montero podría satisfacer las esperanzas de los Marineros de resolver su falta de poder ofensivo.

Todos los jugadores pasaron sus exámenes médicos en sus nuevos equipos, el último paso que faltaba para que los Marineros y los Yanquis completaran el trato.

Seattle también transfirió al lanzador prospecto venezolano de 19 años José Campos y recibió de Nueva York al pitcher dominicano Héctor Noesí, de 24 años.

Pineda fue al Juego de Estrellas en su primer año en las mayores tras un gran arranque de temporada. Luego sufrió las esperadas complicaciones de un debutante y terminó con una foja de 9-10 y un promedio de carreras limpias permitidas de 3.74.

El dominicano fue el mejor de las mayores contra bateadores derechos, con un promedio de apenas .184, y ponchó a 173 en 171 entradas.

"Esto lo veo como que teníamos una necesidad y tratábamos de solucionarla y para conseguir jugadores realmente buenos tenemos que ceder jugadores realmente buenos", explicó el gerente general de Seattle Jack Zduriencik. "Si esto resulta y ayuda a los Yanquis y a nosotros en el largo y corto plazo es una situación en que todos ganan".

Montero bateó de .328 con cuatro jonrones y 12 remolcadas cuando fue llamado en septiembre por los Yanquis y se ganó un lugar en la nómina de la postemporada.

Pineda, que acaba de cumplir 23 años, aporta juventud a la rotación de los Yanquis.

"Me siento de maravilla y más que emocionado. Nunca creí que estaría con los Yanquis de Nueva York tan temprano en mi carrera", dijo Pineda. "Esto es lo mejor del mundo".