El argentino Marco Ruben marcó el lunes uno de los goles con que el Villarreal logró su primer triunfo en dos meses al vencer 3-0 al Sporting de Gijón al cierre de la 19na fecha de la liga española de fútbol.

Borja Valero y Bruno Soriano aportaron los otros dos tantos para que el "Submarino Amarillo" ganara después de diez partidos entre la liga, la Copa del Rey y la Liga de Campeones. La victoria le sirvió para abandonar la zona de descenso, en la que dejó al cuadro asturiano con 18 unidades.

"Esta victoria era muy importante para el equipo", dijo el nuevo técnico castellonense José Molina. "Es un golpe moral. Todos los jugadores han estado a un gran nivel y nos da confianza".

La antepenúltima plaza — primera del descenso — es ahora del Granada, con los mismos 19 puntos que el Villarreal pero peor diferencia de goles.

Molina celebró su primer triunfo, mientras que su colega Manolo Preciado siente como aumenta la presión en Gijón.

"El resultado es inapelable. Estoy tocado", reconoció Preciado, que se mostró decepcionado con la imagen de su equipo: "Llevamos unas salidas muy malas y o cambiamos esto o las cosas están complicadas".

El domingo, Real Madrid y Barcelona golearon por 4-1 a Athletic de Bilbao y Málaga, respectivamente. Los blancos siguen primeros con 49 unidades, cinco más que los azulgranas.

Las urgencias se palparon de inicio entre el Sporting y el Villarreal, que dejó claras sus intenciones ofensivas con la alineación de dos puntas, José Luis "Joselu" Moreno y Ruben, mientras el club cierra el traspaso del brasileño Nilmar al Sao Paulo.

Pese a la presión avanzada del Sporting, los locales llegaron con cierta claridad al arco defendido por Juan Pablo Colinas en la primera mitad.

El Sporting tomó aire al descanso, pero su fútbol precario siguió padeciendo ante un Villarreal determinado y con las ideas claras alrededor del toque de Valero, la conducción de Rubén "Cani" Gracia y los incansables desmarques de Ruben.

La insistencia del argentino finalmente dio su fruto a los 57, cuando recibió en carrera, encaró el arco y se llevó un balón entre un bosque de piernas rojiblancas para ajustar un derechazo a la izquierda de Juan Pablo.

Sin tiempo para celebrar, el Villarreal se dio otro gusto un minuto después con el tanto de Valero, un zapatazo a media altura desde fuera del área que hizo inútil la estirada del arquero asturiano.

En dos meses, los castellonenses apenas habían sumado siete tantos. En esos dos minutos, sentenciaron el choque.

Preciado buscó la reacción dando entrada al argentino Oscar Trejo, al uruguayo Sebastián Eguren y a Mate Bilic, pero el Sporting siguió sin generar ocasiones de gol y recibió el tercer gol con un colocado disparo de Bruno en los descuentos.