El presidente de Haití dijo el lunes que en dos años espera duplicar el número de viviendas rurales que reciben electricidad al ofrecer a la gente pequeños préstamos para adquirir equipos de generación fotovoltaica.

El anuncio del mandatario Michel Martelly es parte de un paquete de energía de más de 45 millones de dólares con el que se tiene la intención de brindar el servicio eléctrico a miles de personas en esta empobrecida nación que hasta ahora alumbran sus hogares con luz de velas.

El programa, nombrado "Denme luz, denme vida", busca erigir un crédito para los haitianos que habitan zonas rurales de manera que tomen créditos para comprar pequeños equipos fotovoltaicos para cargar sus teléfonos celulares o computadoras. También busca colocar postes de luz en las calles de distritos rurales y reparar líneas eléctricas en barrios pobres de la capital.

"Si un país quiere hablar de desarrollo, es imperativo hablar de energía y electricidad", dijo Martelly en una conferencia de prensa en un hotel en el centro de Puerto Príncipe.

La compañía estatal Electricidad de Haití, con 40 años de existencia, sólo puede abastecer de electricidad a 200.000 casas, señaló Martelly, y sólo 30% de la población de 10 millones de este país tiene acceso al suministro eléctrico. Aun así, la mayor parte de Haití únicamente tiene electricidad durante unas horas por día, obligando a muchos negocios y a algunas casas a depender de generadores y de caros combustibles importados.

El nuevo programa contempla que los bancos haitianos más pequeños emitan 30 millones de dólares en préstamos con una tasa de interés de 7%, pagadera en siete años. El crédito ayudará a las familias a comprar equipos solares que costarán entre 250 y 350 dólares.

A la larga, el programa busca proporcionar energía eléctrica a 200.000 viviendas en dos años antes de moverse al resto de Haití, agregó Martelly.