Después de todo, habrá un Manning en Indianápolis en el Super Bowl. Pero no se trata de Peyton, el que juega con el equipo de la ciudad anfitriona.

Será Eli Manning, al frente de los Giants de Nueva York en una revancha contra los Patriots de Nueva Inglaterra en el feudo de su hermano mayor.

"No importante el lugar o el hecho que sea en Indianápolis", dijo Eli Manning. "Lo que pone feliz es ser parte del mismo".

Y si los Giants logran ganar dentro de dos semanas, Eli sacará ventaja dentro de la familia con un campeonato más que Peyton, quien estuvo inactivo esta temporada con los Colts tras una operación en el cuello.

No pinta fácil para los Giants. Cuatro años después de que Nueva York sorprendió a los entonces invictos Patriots en el desierto de Arizona, los Patriots y los Giants vuelven a chocar en el Super Bowl, ahora en Indianápolis.

Será otra vez Eli contra Brady. También el duelo de técnicos Tom Coughlin (Giants) contra Bill Belichick (Patriots). Los Giants contra los Patriots.

Nueva Inglaterra, que perdió 24-20 con Nueva York a principios de noviembre, arranca como favorito por tres puntos para el partido del 5 de febrero. Los Patriots han ganado 10 encuentros consecutivos, luego de perder, aunque parezca curioso, ante los Giants.

"Es algo enorme y estamos dispuestos para encarar el desafío", dijo el defensive end de los Giants Osi Umenyiora. "Son un equipazo. Siempre lo han sido. Esto nos entusiasma, creo que será un gran partido".

A decir de la última vez que estos equipos se toparon en el Super Bowl — con la sensacional atrapada de David Tyree, ayudándose con el casco — este partido prometer ser otro clásico.

El territorio resulta conocido para Tom Brady y los Patriots (15-3), que disputan el Super Bowl por quinta ocasión en 11 años.

"Estar en esta situación es un momento estupendo", expresó el tacle Vince Wilfork, de los Patriots. "Hay que valorar este momento".

Nueva Inglaterra (15-3) goza de un leve favoritismo, pero saben que no deben confiarse Eran favoritos por 12 puntos hace cuatro años, cuando buscaban cerrar invictos la temporada, pero la defensa de Nueva York enloqueció a Brady y Manning acertó un pase Plaxico Burress para un touchdown postrero que le dio a los Giants su tercer Super Bowl.

Ese touchdown se produjo, por supuesto, pocos momentos después de una de las grandes jugadas en la historia: Manning escapó de unos cuantos defensivos de los Patriots y encontró a Tyree, quien puso a Nueva York en posición de anotar con una inolvidable atrapada.

Nueva Inglaterra espera evitar este tipo de drama esta vez. A menos que esté a favor de los Patriots, como sucedió el domingo en el partido por el título de la Conferencia Americana.

Brady estuvo inusualmente mediocre en la victoria 23-20 de los Patriots ante Baltimore, lanzando para 239 yardas con dos intercepciones y, por primera vez en 36 partidos, sin pases de touchdown. Pero consiguió la ayuda de la tan criticada defensa de los Patriots, que logró algunas paradas cruciales en la recta final.

Algunos errores de los Ravens fueron también de gran ayuda, como la patada con la espinilla de 32 yardas que dio Billy Cundiff al intentar un gol de campo cuando quedaban 11 segundos por jugar, poco después Lee Evans tuviera una potencial jugada ganadora de touchdown pero le arrancaron el balón de las manos en la zona de anotación.

"Alegría infantil. Todo es como la alegría de un niño", dijo el linebacker Jerod Mayo.

Nueva Inglaterra ganó por última vez el Super Bowl en 2005, una larga sequía después de que los Patriots se llevaron a casa los trofeos Lombardi tres veces en cuatro años. Hay sólo un puñado de jugadores que quedan de ese equipo, con jugadores como Corey Dillon, Tedy Bruschi y Rodney Harrison reemplazados por jóvenes y recién llegados, como Mayo, Rob Gronkowski y Aaron Hernández.

Los Giantes llegan tras clasificarse a la postemporada de manera dramática. Estuvieron casu eliminados cuando enfrentaron a sus vecinos Jets, cuyo entrenador Rex Ryan afirmó que su equipo era el mejor de Nueva York. Los de Coughlin silencieron a Ryan con una victoria 29-14.

Acto seguido, los Giants vencieron 31-14 a Dallas en la última fecha de la temporada regular para conquistar el título de la división Este de su conferencia y así reaparecer en los playoffs por primera vez desde 2008.

Nueva York superó a Atlanta en la primera ronda de la postemporada y luego dio el gran batacazo: el triunfo 37-20 en Green Bay, destronando a los campeones vigentes.

El domingo, Manning extendió la mejor temporada regular con una actuación sólida y y el acierto del pateador Lawrence Tynes llevó a los Giants a la victoria 20-17 sobre los 49ers de San Francisco para conseguir el título de conferencia.