Un supuesto avión estadounidense no tripulado disparó misiles contra una casa y un vehículo en el noroeste de Pakistán, dijeron el lunes funcionarios paquistaníes, matando a cuatro presuntos extremistas.

El ataque podría señalar que el programa aéreo militar está a todo vapor después de que las tensiones entre Estados Unidos y Pakistán los frenaron a finales del año pasado.

Estados Unidos suspendió casi dos meses los ataques con aviones no tripulados — también llamados drones — en Pakistán después de que un asalto estadounidense mató por error a 24 soldados paquistaníes en dos puestos de control a lo largo de la frontera con Afganistán el 26 de noviembre. Las muertes enojaron a Islamabad, que en represalia cerró su frontera a los suministros dirigidos a los soldados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Afganistán y expulsó a Estados Unidos de una base donde tenía aviones no tripulados.

Los ataques con drones han sido una fuente de tensión entre los dos países. Aunque se cree que Pakistán los ha apoyado en el pasado, esa cooperación se ha vuelto tensa a medida que se deteriora la relación entre ambos gobiernos.