La audiencia final del proceso en que el diario El Universo ha sido condenado por injurias contra el presidente Rafael Correa fue suspendida el martes debido a que uno de los tres jueces que debía conocer la causa se reportó enfermo.

La II Sala de lo Penal de la Corte Nacional de Justicia, que tramitaba esta causa, estaba integrada por los jueces Luis Quiroz, César Salinas y Enrique Pacheco, quien no se presentó aduciendo padecer de presión alta.

Tales magistrados terminan sus funciones el miércoles y el jueves deben ser reemplazados por otros jueces como parte de la reestructuración judicial que lleva adelante este país.

En dos fallos preliminares de julio y septiembre del 2011 diferentes salas coincidieron en sancionar a El Universo con el pago de 40 millones de dólares, más 2 millones de costas judiciales. También se impusieron penas de tres años de prisión a los directivos del diario, los hermanos Carlos, César y Nicolás Pérez, y el ex editor de opinión de ese medio, Emilio Palacio.

Correa acudió a la audiencia en compañía de sus abogados. Tras conocer la suspensión de la diligencia, el mandatario declaró que "con este nuevo acto de demora queda claro quienes son los que han tenido comportamientos ilegítimos, hasta ilegales", en aparente referencia a los acusados.

Quiroz aseveró que "no puedo acogerme al sistema de designar un conjuez (reemplazo para Pacheco) ... por seriedad profesional y por seriedad del tribunal", al recordar que el proceso tiene 1.500 páginas y no quedaría tiempo para estudiarlas.

Uno de los abogados de El Universo, Mauricio Guim, expresó que "son cosas que pasan, este señor juez Pacheco se ha enfermado y la ley es clara... si el Tribunal no estaba debidamente integrado la audiencia no se podía instalar".

El litigio comenzó luego de que en febrero del 2011 se publicó un artículo de Emilio Palacio, entonces editor de opinión de El Universo, en el cual acusó a Correa de "haber ordenado fuego a discreción y sin previo aviso contra un hospital lleno de civiles y gente inocente" el 30 de septiembre del 2010, en referencia al operativo militar por medio del cual el presidente fue rescatado tras permanecer retenido por policías sublevados dentro de un centro médico de esa institución.

Correa calificó su involuntaria retención en el nosocomio y la serie de eventos paralelos, como un intento de golpe de estado.

Palacio abandonó el diario ecuatoriano tras la demanda presentada por el mandatario y en agosto se radicó en Miami, Estados Unidos, porque dijo que en Ecuador temía por su seguridad.