Amnistía Internacional informó el lunes que tres cubanos detenidos sin cargos durante 52 días tras su detención en una protesta fueron liberados la semana pasada, horas después de que el grupo de derechos humanos los nombró como presos de conciencia.

La AI dijo que los liberados Ivonne Malleza Galano, Ignacio Martínez Montejo e Isabel Haydee Alvarez habían sido detenidos tras realizar una manifestación en que mostraron un cartel contra el gobierno, en noviembre.

Después de la liberación el año pasado de los últimos disidentes arrestados en 2003, no había en Cuba ningún opositor encarcelado y considerado por AI como preso de conciencia o con un accionar pacífico.

Las autoridades cubanas acusan a la pequeña comunidad de disidentes de ser orientados y financiados por Estados Unidos y sus aliados para desprestigiar o socavar a la revolución.

La liberación de los tres cubanos también se produjo un día después de que un disidente en huelga de hambre murió, lo que provocó la condena de los disidentes en la isla, de organismos de derechos humanos, así como de los Estados Unidos y otras naciones.

Amnistía tenía previsto designar al fallecido, Wilman Villar, de 31 años, un preso de conciencia.

En tanto, una organización de disidentes pidió al gobierno cubano participar en la investigación por la muerte de Villar.

"En relación con la muerte, el pasado (19 de enero del 2012), del recluso Wilman Villar Mendoza, solicitamos las garantías necesarias para realizar una investigación...", expresa una carta enviada el lunes al Ministerio del Interior por la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDDHHyRN).

Elizardo Sánchez, líder de la organización, confirmó a la AP la entrega del documento al gobierno.

Villar falleció el jueves por la tarde. El cubano cumplía desde noviembre una sentencia de cuatro años por desacato, resistencia y atentado, según las autoridades.

Disidentes responsabilizaron al gobierno de la muerte de Villar, a quien consideraron un opositor que supuestamente falleció tras una complicación respiratoria después de 50 días de huelga de hambre. No obstante, las autoridades aseguraron el viernes que tienen "pruebas" de que Villar no era disidente y tampoco dejó de ingerir alimentos.

El lunes, los periódicos Granma y Trabajadores amanecieron con un editorial de portada completa titulado "Las Verdades de Cuba", en que insistieron que la muerte de Villar era "un acontecimiento totalmente inusual" utilizado para "satanizar" a la revolución.

"El denominado 'preso político' cumplía una sanción de privación de libertad de 4 años, tras un proceso justo durante el cual estuvo en libertad... por haber golpeado brutalmente y en público a su esposa, agredir a los policías y resistirse violentamente a la detención", indicó el artículo.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), dependiente de la Organización de Estados Americanos, a la cual Cuba no pertenece, criticó ese caso desde Washington.

"La Comisión vuelve a manifestar que las restricciones a los derechos políticos, a la libertad de expresión y de difusión del pensamiento, la falta de elecciones y la falta de independencia del poder judicial, configuran una situación permanente de transgresión en Cuba de los derechos fundamentales", indicó un comunicado de la CIDH circulado a la prensa en la capital estadounidense.

____

El corresponsal de The Associated Press en Washington, Luis Alonso Lugo, contribuyó con este reporte.