Novak Djokovic lució vulnerable, pero apenas por un rato. Serena Williams, en cambio, perdió la brújula completamente.

Djokovic, el defensor del título, perdió seis juegos seguidos ante el tenaz Lleyton Hewitt al ceder su primer set en este Abierto de Australia de tenis. Pero el serbio no entró en pánico y acabó imponiéndose 6-1, 6-3, 4-6, 6-3 en la madrugada del martes para acceder a los cuartos de final del primer Grand Slam de la temporada.

"No cabe duda que ha sido el primer partido en el que me han puesto a prueba", dijo el máximo cabeza de serie del torneo. "Y yo me esperaba este reto contra este jugador". añadió refiriéndose al veterano Hewitt.

El triunfo de Djokovic certificó la presencia de los cinco primeros preclasificados en la ronda de los ocho mejores, un quinteto de raquetas que incluye a Rafael Nadal, Roger Federer, Andy Murray y David Ferrer.

Las estadísticas reflejan lo mal que anduvo Williams al sucumbir 6-2, 6-3 ante la desconocida Ekaterina Makarova, un zurda rusa de 23 años, en la cuarta ronda: siete doble faltas (cuatro en un game); 37 errores no forzados y un pauperrimo 50 por ciento de efectividad con el primer servicio.

"Quizás debí haber sacado a la zurda", dijo la estadounidense tras su revés.

Williams ha disputado 43 partidos de individuales en el Melbourne Park desde que en 2003 conquistó el primer de sus cinco títulos en el Slam australiano, y la derrota del lunes fue apenas su tercera. Su marca en Australia es de 54-7 desde su debut en 1998 y esta es su eliminación más prematura desde 2006.

"No estoy al cien por cien físicamente, así que no estoy molesta conmigo, aunque no estoy muy contenta", dijo Williams, quien compitió con una dolencia en el tobillo izquierdo. "Sé que puedo jugar cien veces mejor de lo que hice en este torneo".

Sin Williams, quien se lesionó el tobillo en Brisbane hace dos semanas, sólo quedan en carrera tres reinas de las grandes citas: Maria Sharapova, la campeona vigente Kim Clijsters y la monarca de Wimbledon Petra Kvitova.

Sharapova se ganó el derecho de enfrentar a su compatriota Makarova en los cuartos de final tras vencer 3-6, 6-2, 6-3 a la alemana Sabine Lisicki. La campeona de la edición de 2008 dejó escapar una ventaja 3-0 en el primer set y avanzó con su segundo match point, pese a cometer 47 errores no forzados y ocho doble faltas.

"Demasiados altibajos", reconoció Sharapova. "Pero pude terminar bien. No pude jugar con mi mejor nivel, pero peleé hasta el final y a veces eso es lo que te ayuda".

La jornada del lunes comenzó con el triunfo de la checa Kvitova 6-2, 7-6 (2) sobre la serbia Ana Ivanovic, una ex número uno del mundo. Kvitova se las verá ahora con la italiana Sara Errani, quien despachó 6-2, 6-1 a la china Zheng Jie.

En el duelo de fondo, Djokovic se clasificó a cuartos de final por quinto año en fila al ganarle a Hewitt, el último local que seguía en vida en los torneos de individuales.

"Lleyton jugó frente a su gente. Se crece cuando compite contra los mejores y en un escenario importante y lo volvió a demostrar", dijo Djokovic.

La victoria acercó a Djokovic a su objetivo de convertirse en apenas el quinto hombre en la era abierta que conquista tres Slams consecutivos, luego de sus conquistas en Wimbledon y el US Open el año pasado.

Nadie le había ganado más de tres games en un set a Djokovic en las tres primeras rondas. Todo iba a pedir de boca en el tercer set hasta que Hewitt, quien entró al torneo con una invitación tras declinar estrepitosamente en el ranking el año pasado por las lesiones, se inspiró y arrasó en seis games seguidos para obligar un cuarto set.

Pero Djokovic salió bien librado ante el reto para clasificarse a la etapa de cuartos, donde se las verá con el español Ferrer (5), quien derrotó 6-4, 6-4, 6-1 al francés Richard Gasquet.

La derrota de Hewitt, un ex campeón del US Open y Wimbledon, puso fin a su 16ta participación en el Abierto de Australia.

"Tengo que darle todo el crédito a Lleyton, nunca se rinde", dijo Djokovic. "Es un competidor nadto y me hizo jugar al máximo".

También el lunes, el británico Murray se imponía 6-1, 6-1, 1-0 cuando el ruso Mikhail Kukushkin se retiró por una lesión en la cadera izquierda.

Murray enfrentará en cuartos al japonés Kei Nishikori, quien dio la sorpresa al vencer 2-6, 6-2, 6-1, 3-6, 6-3 al francés Jo-Wilfried Tsonga, el sexto preclasificado.

Nishikori, de 22 años, se convirtió en el primer hombre japonés que se cuela entre los ocho mejores en Australia en 80 años y es apenas es el segundo nipón que llega a esta instancia de un Slam desde que la era abierta comenzó en 1968. Shuzo Matsuoka llegó a la ronda de cuartos en el Wimbledon de 1985.

En dobles, por la tercera ronda, el mexicano Santiago González y el alemán Christopher Kas vencieron al austríaco Jurgen Melzer y al alemán Philipp Petzschner por 7-6 (1), 7-5.