Un cuarto de siglo después que la Administración de Alimentos y Medicinas de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), aprobó los primeros medicamentos basados en el principal ingrediente sicoactivo de la marihuana, hay otros remedios derivados de la planta canabis inspirados en ella que podrían llegar pronto a las farmacias norteamericanas, según laboratorios, pequeñas firmas biotecnológicas y científicos universitarios.

Un laboratorio británico, GW Pharma, realiza pruebas clínicas avanzadas para el primer remedio farmacéutico desarrollado a partir de la marihuana pura en vez de equivalentes sintéticos: un rociador bucal que espera comercializar en Estados Unidos como tratamiento para el dolor del cáncer y espera lograr la aprobación de la FDA para fines de 2013.

Sativex contiene los dos componentes más conocidos de la marihuana — delta 9-THC y cannabidiol — y ya ha sido aprobado en Canadá, Nueva Zelanda y ocho países europeos para un uso diferente: aliviar los espasmos musculares asociados a la esclerosis múltiple.

La aprobación de la Administración representaría un jalón importante en la actitud a veces inquietante de la nación hacia la marihuana, que 16 estados y el Distrito de Columbia ya autorizan con recomendación médica.

El Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA) considera la marihuana como una droga peligrosa sin valor médico, pero la disponibilidad de un remedio bajo receta químicamente similar podría aumentar las presiones sobre el gobierno federal para que reconsidere su posición y estimule a otros laboratorios farmacéuticos a seguir los pasos de GW Pharma.

"Hay una verdadera desconexión entre lo que el público parece exigir, lo que los estados han promovido y lo que el mercado suministra", comentó Aron Lichtman, profesor de farmacología en la Universidad Commonwealth de Virginia y presidente de la Sociedad Internacional de Investigación de Canabinoides.

"Me parece que una compañía muy visionaria podría decir 'Si existe esta demanda y necesidad, podríamos desarrollar un fármaco para ayudar a la gente y además ganar mucho dinero''', agregó.

Poseer marihuana todavía es ilegal en Estados Unidos, pero hace aproximadamente una década el fundador de GW Pharma, el doctor Geoffrey Guy, recibió autorización para cultivarla a fin de desarrollar un remedio bajo receta.

Guy propuso la idea en una conferencia científica que oyó evidencias anecdóticas de que la droga proporciona alivio a los pacientes de esclerosis múltiple y el gobierno británico lo aceptó como un modo potencial "de establecer una línea divisoria clara entre el uso recreativo y el medicinal", dijo el vocero de la compañía Mark Rogerson.

Además de explorar nuevas aplicaciones para Sativex, la firma está desarrollando fármacos con diferentes formulaciones de canabis.