El presidente Evo Morales dijo al rendir su informe anual al legislativo que Estados Unidos deberá respetar la soberanía y abstenerse de realizar injerencias en Bolivia como quedó establecido en un acuerdo que ambos países firmaron en noviembre.

Estados Unidos "no pueden meterse en asuntos políticos de Bolivia, ni habrá nunca bases militares y deben abstenerse de intervenir en asuntos internos de otro Estado", dijo Morales en el informe de su sexto año de mandato, el segundo de su segundo periodo presidencial.

"En el nuevo acuerdo marco también están temas de comercio, diálogo político, responsabilidad compartida en la lucha contra el narcotráfico, comercio e inversión", agregó.

Bolivia y Estados Unidos firmaron en noviembre el convenio que define los términos en que ambos países se vinculan, un paso para normalizar las relaciones después de que en el 2008 Morales expulsó al embajador estadounidense Philip Goldberg y la agencia antidrogas DEA, bajo señalamientos de injerencia en asuntos internos.

"Ahora en Bolivia para cualquier norteamericano y (para) la embajada está claro que tiene que haber un respeto único a las normas bolivianas, así como un boliviano que está en Estados Unidos tienen que respetar sus leyes", dijo Morales ante la Asamblea Legislativa Plurinacional.

El encargado de negocios de la embajada estadounidense en La Paz, John Creamer, después de escuchar el discurso de Morales, dijo que "los dos lados tenemos que resolver procedimientos, nosotros también tenemos que resolver son complicados pero estamos trabajando en eso", señaló Creamer.

Estados Unidos informó que este año designará embajador para La Paz, lo cual debe ser aprobado por el congreso.

El canciller David Choquehuanca explicó que pronto se constituirán equipos de todo nivel para implementar el acuerdo marco con Washington.

El viernes, Bolivia, Estados Unidos y Brasil suscribieron un memorando de cooperación en el control de cultivos de coca.

En su intervención, el mandatario boliviano también destacó que las reservas internacionales de Bolivia llegaron a 12.336 millones de dólares el 20 de enero y que la inversión extranjera pasó de 350 millones de dólares en el 2005 a 474 millones al último año, aun después de su decisión de nacionalizar la industria de hidrocarburos.

Las ventas de gas alcanzaron en el 2011 3.150 millones de dólares y los ingresos generados por la minería a 1.555 millones de dólares.

El mandatario explicó que realizó encuentros con sectores sociales para realizar un gobierno de consenso, de los que obtuvo el aval de utilizar las reservas internacionales de Bolivia para invertir en las empresas públicas.

Tras terminar su discurso Morales presenció un desfile de movimientos sociales y de las Fuerzas Armadas poco después se realizó una fiesta con todos los asistentes a la plaza que está al frente del Palacio de Gobierno.