La OPEP debería mantenerse al margen de batallas políticas, dijo el presidente interino de la OPEP en alusión a un enfrentamiento potencial entre Irán y Estados Unidos por las amenazas iraníes de bloquear el vital estrecho de Ormuz.

Mientras los "enemigos" de Irán han impuesto varias sanciones a la república islámica, la Organización de Países Exportadores de Petróleo de 12 naciones debería enfocarse en proteger los intereses de sus miembros y no verse arrastrada a una lucha política por el petróleo, aseguró el ministro petrolero iraquí Abdul-Karim Elaibi citado el domingo por la agencia noticiosa oficial IRNA de Irán.

Elaibi dijo la semana pasada que viajaría a Teherán para advertirle que no bloqueara el estrecho por el que pasa una sexta parte del petróleo crudo del mundo diariamente. IRNA no dijo si la tensión por esa amenaza fue planteada durante las reuniones del ministro petrolero con funcionarios.

En cambio, el lenguaje reflejó las relaciones más cálidas entre Irán e Irak desde que la coalición encabezada por Estados Unidos derrocó a Saddam Hussein en 2003. El gobierno chií en Bagdad parece cada vez más cercano a Teherán, e Irán está haciendo fuertes inversiones en Irak.

Irán ha advertido reiteradamente que bloqueará el estrecho si las sanciones afectan sus ventas petroleras.

Estados Unidos ha aprobado, aunque sin aplicar todavía, sanciones contra el banco central iraní y, por extensión, la capacidad iraní de recibir paga por su petróleo. La Unión Europea, un importante comprador de petróleo iraní, estudia sanciones al crudo iraní.

Las tensiones por el estrecho y el impacto potencial que podrían tener no solamente sobre el suministro petrolero mundial sino sobre el precio del crudo y la economía de las naciones que compran petróleo iraní, han afectado a consumidores y comerciantes.

Las naciones del Golfo Pérsico han asegurado que producirán y suministrarán todo el crudo necesario para el mercado mundial. Irán interpretó el ofrecimiento como un intento por socavarla y advirtió a los productores del Golfo que no traten de hacerlo.