Las encuestas preliminares a boca de urna mostraron que el electorado de Carolina del Sur es más conservador que los votantes de Nueva Hampshire en las primarias presidenciales republicanas y que en su mayor parte escogieron a último momento al aspirante de su preferencia.

CONSERVADORES EN GENERAL: Unos siete de cada 10 electores en Carolina del Sur dijo que tendían a ser conservadores en la mayoría de los asuntos políticos, según los primeros sondeos al salir de la mesa de votación. Esa cifra supera a la que se pronunció de esa manera en Nueva Hampshire, pero es un poco menor que en Iowa. En 2008, 69% de los votantes en las primarias republicanas en Carolina del Sur eran conservadores.

INDECISOS HASTA ULTIMO MOMENTO: Una mayoría de los votantes en las iniciales primarias en el sur estadounidense dijo que escogió a un aspirante en los últimos días. En 2008, el 34% de los electores indicó que tomó una decisión en los últimos tres días.

ELECTORES RELIGIOSOS: Más de seis de cada 10 electores en Carolina del Sur afirmaron que profesan el credo de los renacidos o de los evangélicos, y casi una cuarta parte consideró de suma importancia que los aspirantes compartan sus creencias religiosas.

EN BUSCA DEL GANADOR: Casi la mitad de los votantes dijo que el rasgo más relevante que buscaban en un aspirante era la capacidad para derrotar al presidente Barack Obama en noviembre. Un cifra menor estimó que privilegiaban la experiencia del aspirante, sus virtudes conservadoras o su reputación moral.

ANTE LA SITUACION ECONOMICA: Alrededor ocho de cada 10 electores dijeron que les preocupaba el futuro de la economía estadounidense, y casi un tercio afirmó que alguien de su familia había perdido el trabajo en el gobierno de Obama.

Los resultados son preliminares y provienen de una encuesta a boca de urna efectuada para la AP y las cadenas de televisión por la firma Edison Research mientras los electores salían de las mesas de votación en 35 sitios escogidos al azar en Carolina del Sur. El sondeo fue levantado entre 1.577 votantes en las primarias republicanos y tiene un margen de error de más o menos cuatro puntos porcentuales.