Juventus venció el sábado 2-0 a Atalanta para asegurarse el primer puesto tras la primera ronda de la liga italiana de fútbol, mientras que el capitán de la Roma Francesco Totti selló su lugar en los libros de historia en la paliza por 5-1 sobre el visitante Cesena.

Juventus pegó dos tiros en los palos pero no lograba convertir hasta que Stephan Lichsteiner cabeceó a un rincón tras un gran centro de Andrea Pirlo a los 55 minutos. A los 81, el suplente Emanuele Giaccherini aumentó la ventaja tras vencer la trampa del offside.

El cuadro turinés le sacó cuatro puntos de diferencia al Milan, que visita el domingo al colero Novara.

Totti marcó dos goles y llegó a 211 para la Roma en la Serie A, con lo que rompió el récord vigente desde los años 50 de más goles con un mismo equipo en la liga. La marca pertenecía a Gunnar Nordahl, del Milan.

El veterano volante puso a los romanos arriba en el estadio Olímpico tras apenas 40 segundos y aumentó a los ocho minutos. En ambos casos, el argentino Erik Lamela, de 19 años, lo habilitó con pases de calidad: uno de taco y el otro bombeado.

Fabio Borini anotó el tercer tanto local un minuto después.

Eder descontó a los 58 para Cesena, pero el brasileño Juan metió el cuarto de Roma a los 62 y Miralem Pjanic cerró la goleada a los 70.

"Esto es lo que siempre quise: vestir siempre la misma camiseta y romper récord tras récord", dijo Totti, de 35 años, que debutó a los 16 en 1993 y nunca cambió de equipo.

En la lista histórica de goleadores, Totti está quinto detrás de Silvio Piola (274 goles), Nordahl (225), Giuseppe Meazza (216) y José Altafini (216).

"Le dedico estos goles a mi cuñada que dio a luz hace poco y a las víctimas del Costa Concordia", agregó Totti en una entrevista en el entretiempo, en referencia al crucero que encalló en la costa toscana.

Con su tercera victoria seguida, Roma quedó sexto a once puntos del líder Juventus, que visitaba al Atalanta. Pero los capitalinos aún deben completar el partido de la semana pasada con Catania, suspendido cuando iba 1-1 en el segundo tiempo por la fuerte lluvia.