Buzos italianos hallaron el cadáver de una mujer en un pasillo del sector sumergido del buque encallado Costa Concordia el sábado, elevando a 12 el número de muertos en el naufragio, en tanto buzos llegaron a la cabina del capitán y retiraron documentos.

El capitán de guardacostas Cosimo Nicastro dijo a The Associated Press que el cuerpo, que llevaba puesto el chaleco salvavidas, se encontraba en un corredor estrecho cerca de un punto de evacuación hacia la popa de la nave.

Nicastro dijo que el cadáver fue hallado durante una inspección especialmente riesgosa de un área de evacuación en la parte trasera del buque.

"El pasillo era muy estrecho, y se corría el riesgo de que las líneas de oxígeno de los buzos se enredasen" en objetos en el corredor, dijo Nicastro. Para permitir el ingreso de los buzos de la guardia costera, buzos de la armada italiana les precedieron, abriendo huecos con explosiones controladas para facilitar el paso, dijo.

La nacionalidad e identidad de la mujer no fueron reveladas por el momento.

Antes del hallazgo de cadáver, 21 personas habían sido reportadas como desaparecidas. Una de las mujeres en la lista es una tripulante peruana. Los demás son pasajeros.

En tanto, buzos de la policía, con órdenes de los fiscales que investigan al capitán Francesco Schettino como sospechoso de homicidio y de abandonar la nave, se sumergieron en las frías aguas para llegar a su cabina. Medios locales reportaron que los buzos localizaron y removieron su caja fuerte y dos maletas. Asimismo, sacaron su pasaporte y varios documentos, reportaron los medios.

Según otros reportes, los investigadores en el puente también encontraron el sábado un disco duro con información del viaje.

Tres cadáveres fueron descubiertos en las aguas cerca del barco en las primeras horas tras el accidente. Desde entonces, el resto de las víctimas han sido halladas dentro del Concordia, al parecer imposibilitadas de salir del barco en la caótica evacuación. Algunos sobrevivientes saltaron al agua y nadaron a la costa.

El cuerpo fue transportado a Giglio, la isla frente a la cual el crucero se estrelló contra un arrecife y naufragó el 14 de enero. Hay 20 personas desaparecidas.

El Concordia chocó con un arrecife y encalló el 14 de enero, mientras los pasajeros cenaban, apenas dos horas después de haber zarpado de Civitavecchia, en el Mar Tirreno. Costa Crociere dijo que el capitán se había desviado sin permiso de la ruta al parecer en un intento por navegar cerca de Giglio, una isla toscana, para impresionar a los pasajeros.

Nicastro dijo que no había indicios de que se haya derramado combustible de los tanques del crucero. Dijo que una substancia derramada en el área del desastre parece ser diesel, que es usado como combustible en embarcaciones de rescate y como lubricante de maquinaria.

Nicastro dijo que la presencia de combustible ligero en el mar es "muy superficial" y parece estar bajo control.